Niños con altas capacidades

Definición , caracteristicas y forma de identificar a estos niños en el aula.

Los niños con altas capacidades son aquellos niños cuyas capacidades son superiores a las normales o a las esperadas para su edad o condición en una o varias áreas de la actividad humana. Las altas capacidades son la conjunción de tres factores: ser creativo, poseer una alta capacidad intelectual y mostrar una fuerte motivación hacia las tareas que emprende. En su desarrollo influyen fuertemente: la familia, la escuela y la comunidad.

En la actualidad no hay acuerdo entre la comunidad científica para ofrecer una definición única respecto a los diferentes conceptos que engloban las altas capacidades intelectuales. En este sentido, existen diversos términos relacionados con la posesión de capacidades intelectuales de un nivel superior que suponen conceptos y matices diferentes y los cuáles se definen a continuación.

  1. Precocidad: Desarrollo temprano en una o varias áreas, pudiéndose confirmar o no las características que presenta una vez se consolide la maduración de su capacidad intelectual.
  2. Talento, cuando la persona destaca de manera especial en un ámbito o ámbitos específicos, presentando una capacidad superior a la media en áreas como la artística, verbal, lógica, matemática, creativa, etc.
  3. Sobredotación intelectual. J. Renzulli define la sobredotación intelectual por la posesión de tres conjuntos básicos de características íntimamente relacionadas y con igual énfasis en cada una de ellas:
  • Una capacidad intelectual superior a la media, en relación tanto a habilidades generales como específicas.
  • Un alto grado de dedicación a las tareas refiriéndose a perseverancia, resistencia, práctica dedicada, confianza en sí mismo, etc.
  • Altos niveles de creatividad, considerando la creatividad como capacidad de las personas para responder con fluidez, flexibilidad y originalidad.

A la hora de identificar a los alumnos con altas capacidades podemos diferenciar distintos “grados” o “niveles” por llamarlo de alguna manera así que a la hora de distinguir a las personas con capacidades superiores a las de la media podemos diferenciar entre:

Alumnado con altas capacidades: estos niños tienen una inteligencia superior a la media y constituyen entre el 15 y el 20% de la población. Son personas muy creativas y motivadas por aprender cosas nuevas.

Alumnado talentoso: se pueden considerar dentro de este grupo entre un 5 y un 10% de la población. Se trata de personas que muestran aptitudes y habilidades especiales hacia un ámbito concreto (artístico, verbal, matemático…)

Superdotados: Representan entre un 1 y un 2% del grupo de alumnado de altas capacidades. El superdotado puede destacar intelectualmente en varios ámbitos porque tienen una capacidad intelectual muy por encima de la media.

Diagnosticar, identificar y reconocer las altas capacidades de un niño, cuando las posee, es muy importante para poder brindarles las oportunidades educativas, sociales y emocionales que requiere para su completo desarrollo. Es necesario saber que cuando se diagnostica, siempre es para intervenir positivamente, si no hay intención de intervenir, no se justifica un diagnóstico.

Los diagnósticos se pueden hacer a partir de los tres años en centros especializados. Antes de los tres años se pueden detectar las altas capacidades a través de los indiciadores esperados.

La identificación y evaluación psicopedagógica del alumnado con altas capacidades se desarrolla a lo largo del siguiente proceso:

  1. La familia o el profesorado detecta características que pueden indicar la existencia de altas capacidades en un hijo o hija/alumno o alumna.
  2. Con motivo de ello, la persona titular de la Dirección del centro docente solicita al Equipo de Orientación Educativa (Educación Primaria) o al Departamento de Orientación (Educación Secundaria) que inicie el proceso de valoración del alumno o alumna para determinar las necesidades educativas que presenta y la respuesta más acorde a las mismas.
  3. El orientador u orientadora analiza la información aportada por la familia y el profesorado e inicia el proceso de evaluación psicopedagógica en el que recogerá y analizará información sobre aspectos relacionados con el alumno o alumna (capacidad intelectual, desarrollo personal y social, creatividad, nivel de competencia curricular, etc. ), con el contexto escolar y con el contexto familiar. De este proceso se derivará un informe con las valoraciones y consecuencias que procedan.
  4. Tanto la familia como el equipo docente son informados de las conclusiones extraídas tras la valoración realizada, las medidas educativas que se consideran necesarias y reciben las orientaciones que procedan para una adecuada atención desde el ámbito escolar y familiar.
  5. El centro docente tomará las medidas oportunas para ofrecer la respuesta educativa requerida por el alumno o alumna.
  6. Se realizará un seguimiento y valoración de las medidas adoptadas para, en su caso, valorar la continuidad y/o modificación de las mismas.

Aunque los padres no suelen ser objetivos respecto a la inteligencia de sus hijos, si se tiene la sospecha de que el niño o niña es superdotado existen una serie de indicadores que generalmente los caracterizan: dominio del lenguaje a edades tempranas, facilidad para memorizar y aprender rápidamente, interés por conocer cosas nuevas, creatividad e imaginación, alta sensibilidad e incluso desajustes emocionales, etc. A partir de aquí, los especialistas son quienes deben realizar pruebas psicométricas para determinar su cociente intelectual.

Para el profesorado, a menudo resulta difícil detectar un niño superdotado o con altas capacidades. No debemos olvidar que estos niños pueden llegar a “esconder” sus habilidades para encajar mejor en el grupo clase o presentar comportamientos que pueden confundirse con algún trastorno como por ejemplo la hiperactividad. Por eso, aunque presente un rendimiento escolar pobre, un superdotado puede mostrar indicios como originalidad, destreza y habilidad para resolver problemas, alta fluidez verbal, excelente memoria, curiosidad, etc.

De todos modos, la identificación definitiva de las capacidades debe hacerla un profesional a través de tests de inteligencia e informes psicológicos. Si no se confirman los diagnósticos, difícilmente se les podrá ofrecer una educación adaptada a sus necesidades.

La educación para Superdotados en España

El sistema educativo español contempla, entre sus requisitos básicos, la atención a la diversidad, un concepto que reconoce los diferentes modos de pensar, sentir y de actuar, con independencia de que existan unos patrones cognitivos, afectivos y conductuales con ciertas semejanzas.

Esta versatilidad, ligada a diferencias en las capacidades, necesidades, intereses, ritmo de maduración, condiciones socioculturales…, debe ser tenida en cuenta si se quiere conseguir una atención educativa de calidad a lo largo de toda la escolaridad.

Al estudiar los precedentes de educación para superdotados nos encontramos la primera referencia dada por el libro de Huarte de San Juan (1575): “Examen de ingenios para las ciencias” donde se muestra la diferencia de habilidades que hay en los hombres y el género de letras que a cada uno corresponde en particular.

Siglos más tarde, en concreto durante la II República Española, el Instituto de Selección Obrera de Madrid ofrecía becas de estudio para aquellos alumnos más destacados procedentes de las clases más desfavorecidas de la sociedad. En Barcelona, la Escuela Bosch comenzó en 1936 experiencias educativas con superdotados.

En los años 80 se realizaron algunos estudios de identificación y se crearon asociaciones de niños con superdotación.

Durante los años 90, se celebraron los primeros congresos sobre altas capacidades intelectuales. Así, en 1995, la Fundación CEIM y la Fundación RICH organizaron un simposio sobre “La Educación de los Niños Superdotados”. En 1997 el profesor Esteban Sánchez Manzano fue uno de los organizadores del Primer Congreso Internacional sobre el Niño Superdotado y el Talento que tuvo lugar en Madrid.

Dos años antes, en 1995, se alude a los estudiantes superdotados en el Real Decreto 696/1995 de 28 de abril para la Ordenación de los Alumnos con Necesidades Educativas Especiales en los artículos 10 y 11.

En 1996, la Orden Ministerial del 24 de abril regula “las condiciones y procedimiento para flexibilizar, con carácter excepcional, la duración del periodo de escolarización obligatoria de los alumnos con necesidades educativas especiales, asociadas a condiciones personales de sobredotación intelectual”.

El Ministerio de Educación dictó una Resolución el 29 de abril de 1996 en la que se determinan las orientaciones a seguir en su ámbito de competencias. Las Comunidades Autónomas al amparo del Real Decreto 696/1995 han legislado al respecto.

En una Resolución del 24 de enero de 2001 de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid se establece que “se determinarán los procedimientos para orientar la respuesta educativa” a dichos alumnos”.

Finalmente, la Ley Orgánica 10/2002 de 23 de diciembre de 2002 en el artículo 43 establece los siguiente:

1. Los alumnos superdotados intelectualmente serán objeto de una atención específica por parte de las Administraciones educativas. 

2. Con el fin de dar una respuesta educativa más adecuada a estos alumnos, las Administraciones educativas adoptarán las medidas necesarias para identificar y evaluar de forma temprana sus necesidades. 

3. El Gobierno, previa consulta de las Comunidades Autónomas, establecerá las normas para flexibilizar la duración de los diversos niveles y etapas del sistema educativo establecidos en la presente Ley, independientemente de la edad de estos alumnos.

4. Las Administraciones educativas adoptarán las medidas necesarias para facilitar la escolarización de estos alumnos en centros que, por sus condiciones, puedan prestarles una atención adecuada a sus características.

5. Corresponde a las Administraciones educativas promover la realización de cursos de formación específica relacionados con el tratamiento de estos alumnos para el profesorado que los atienda. Igualmente adoptarán las medidas oportunas para que los padres de estos alumnos reciban el adecuado asesoramiento individualizado, así como la información necesaria que les ayude en la educación de sus hijos.

 

 

Actualmente la educación de estos alumnos en España, se basa en la aceleración (anticipación del periodo de escolarización o reducción del mismo) y en los programas de enriquecimiento.

Varias sentencias de Tribunales Superiores de Justicia que han permitido que se llevase a cabo una aceleración de más de dos años o realizar los dos en la misma etapa. Además, y como consecuencia de la última sentencia de este tipo un Tribunal ha instado a que se declare ilegal el párrafo de la Orden Ministerial del 24 de Abril de 1996 que fija en dos años la aceleración máxima.

En Diciembre del 2002 se celebró un Encuentro Nacional sobre Superdotación, en este encuentro se planteó y aprobó la posibilidad de desescolarizar a estos alumnos si sus necesidades se siguen sin atender.

La Educación de los Superdotados

La educación especial para los niños superdotados comenzó en el siglo XIX en Nueva York con la creación de clases adaptadas para el desarrollo y el progreso de estos niños. En 1918 la Comisión para la Reorganización de la Educación Secundaria en EEUU presentó una propuesta de programas escolares abiertos para todos los jóvenes que tenía en cuenta las habilidades y las aspiraciones de los jóvenes.

Los alumnos superdotados necesitan ayudas y programas educativos especiales para favorecer su desarrollo intelectual. Existen multitud de modelos para ayudar en la educación de alumnos superdotados, que en los últimos años han variado de acuerdo a los recursos disponibles y a las prioridades educativas. Entre ellos destacan:

1.La Aceleración:

 

Durante años ha sido la forma más utilizada para responder a las necesidades de los niños y jóvenes superdotados.

Con este método se busca colocar al niño superdotado en algún curso más avanzado, teniendo en cuenta su edad mental. El niño acelerado de curso o cursos ganará en el tiempo, y podrá terminar antes sus estudios.

En la primaria, la aceleración ha significado sustituir el curso del alumno por uno más avanzado. Otra variante de este modelo es la admisión en el primer curso a una edad más temprana de lo estipulado

En la secundaria, la aceleración generalmente consistía en ofrecer cursos adicionales; condensar dos cursos en uno; dar cursos universitarios o convalidar en la Universidad el trabajo realizado en cursos del colegio.

Esto queda recogido en el capitulo II (ENSEÑANZAS DE RÉGIMEN GENERAL) artículo 7(Criterios generales para flexibilizar la duración de los diversos niveles, etapas y grados para los alumnos superdotados intelectualmente.) del Real Decreto 943/2003 de 18 de julio 

Los autores Terman y Ogen concluían, en los años 50, que este modelo beneficiaba a los alumnos superdotados ya que no sólo asimilaban mejor que los compañeros de más edad, sino que no mostraban ninguna perturbación alguna de adaptación social.

Estados Unidos registra seis estrategias diferentes de aceleración curricular:

  1. Clase unitaria relacionada a la práctica de trasversalizar todo el currículo, permitiendo a los estudiantes eprogreso, a su propio ritmo, en todas las asignaturas.
  2. Currículo compacto. Este método desarrollado por Renzulli permite saltar las materias que los estudiantes ya dominan.
  3. Escolaridad acortada. Esta estrategia permite hacer tres cursos en dos, o cuatro en tres.
  4. Aceleración temática o aceleración en una o más áreas determinadas (matemáticas, lenguaje…).
  5. Admisitón temprana en la universidad antes de haber concluido la educación secundaria. Este sistema permite al alumno obtener créditos en determinadas materias universitarias.
  6. Posición avanzada. El alumno curso un programa acelerado y al término es examinado de manera exhaustiva de las materias estudiadas y si lo supera avanzará de curso.

En España, la legislación establece que es posible la aceleración de los superdotados dos cursos en la enseñanza obligatoria; sin embargo, antes de que el alumno sea acelerado de curso, deberá tenerse en cuenta, no sólo las capacidades cognitivas sino diferentes características psicológicas, así como el ambiente sociales en el que el alumno va a permanecer.

Argumentos que apoyan este modelo:

  • El dominio de una asignatura debe ser el criterio para adelantar el curso, porque no existe relación entre el conocimiento de una materia y la duración del estudio.
  • La estimulación intelectual es esencial para que el superdotado no sufra problemas sociales y emocionales. Si se les adelanta el curso suelen mostrar más interés para afrontar el reto.
  • La aceleración grupal de los superdotados favorece la adaptación e impide dificultades causadas por la inmadurez social de los demás compañeros.
  • Los alumnos podrán enfrentarse a responsabilidades propias de adultos.

Argumentos en contra de este modelo:

  • Los estudiantes de menor edad no pueden competir con los mayores en muchas áreas y, por eso, pueden sufrir presiones sociales y emocionales innecesarias.
  • Los alumnos menores “adelantados” no obtienen una enseñanza individualizada, sino que reciben el mismo programa habitual del típico alumno mayor. Saltarse partes de una asignatura puede llevar a provocar futuros problemas en el dominio de la misma.
  • Los alumnos superdotados no presentan un avance de conocimientos por igual en todas las asignaturas, por tanto, debemos preguntarnos sobre la conveniencia de una aceleración de golpe en todas las asignaturas, y avanzar un curso completo. La aceleración puede incrementar las diferencias de habilidad entre los alumnos y provocar rechazo hacia el alumno superdotado.
  • El programa habitual de enseñanza puede ser suficientemente completo, el problema está en la manera de impartirlo. El profesor debería aprovechar al máximo el currículum con los alumnos superdotados.

2. Aula de apoyo

Los niños superdotados pueden recibir una educación especial a cargo de profesores especializados contratados por el colegio o la comunidad y que en conjunto con la institución deciden el tipo de ayuda que se va a ofrecer a los alumnos superdotados.

Se trata de ampliar el horizonte del niño en diversas materias pero sin sustituir los programas escolares. Además está comprobado que la relación con otros niños superdotados aporta beneficios en el equilibrio de la personalidad y en la motivación en el estudio.

Estas ayudas estarán a disposición de los alumnos dependiendo de su magnitud, del criterio de selección y del número de alumnos a los que se les permita participar, estos servicios o ayudas estarán a disposición de los alumnos, individualmente, bajo unas determinadas condiciones.

Los niños superdotados pueden recibir una educación especial a cargo de profesores especializados contratados por el colegio o la comunidad y que en conjunto con la institución deciden el tipo de ayuda que se va a ofrecer a los alumnos superdotados.

Se trata de ampliar el horizonte del niño en diversas materias pero sin sustituir los programas escolares. Además está comprobado que la relación con otros niños superdotados aporta beneficios en el equilibrio de la personalidad y en la motivación en el estudio.

Estas ayudas estarán a disposición de los alumnos dependiendo de su magnitud, del criterio de selección y del número de alumnos a los que se les permita participar, estos servicios o ayudas estarán a disposición de los alumnos, individualmente, bajo unas determinadas condiciones.

En España, en concreto en Madrid, se puso en marcha durante el curso 1994-1995 un Programa de Enriquecimiento para Superdotados con resultados muy satisfactorios: se mejoró la integración, el rendimiento académico y la mejora en la motivación de los alumnos.

El programa dirigido por Esteban Sánchez Manzano, profesor titular de la Universidad Complutense, y en colaboración con la Asociación española para Superdotados y con Talento centra sus esfuerzos en la adaptación escolar y social de los superdotados, el desarrollo de sus capacidades y la orientación a las familias de estos niños.

 

 

Ventajas:

  • Los superdotados se relacionan con otros estudiantes seleccionados por características similares.
  • Los especialistas pueden estimularles en el desarrollo de habilidad e interés, en áreas específicas que los profesores, sin la necesaria especialización, no serían capaces de desarrollar.
  • Los especialistas pueden ayudarse a desarrollar determinados procesos de aprendizaje precisos para sus necesidades particulares.
  • Los estudiantes son separados de sus clases habituales únicamente por cortos períodos de tiempo.

Inconvenientes:

  • Algunos alumnos potencialmente superdotados serán omitidos del programa de educación especial, y por otro lado, seguramente serán incluidos estudiantes incorrectamente identificados.
  • El programa es caro y su éxito dependerá tanto d ela existencia de especialistas, así como de la posibilidad de contratarlos por parte de la escuela, que también deberá proporcionarles el espacio necesario y las medidas necesarias para realizar su trabajo.
  • Los estudiantes que dejan sus clases para participar en programas de apoyo especial, a menudo son considerados como privilegiados, lo que puede contribuir a desarrollar características antisociables y de rechazo hacia los participantes, y también resentimiento entre los alumnos no elegidos.
  • Frecuentemente, los docentes suelen molestarse por las continuas molestias ocasionadas por los estudiantes al entrar y salir del aula para asistir a sus clases especiales.
  • El alumno superdotado que asista a estas clases tendrá que realizar doble trabajo porque a menudo el profesor exige que el estudiante cumpla exactamente con sus clases y deberes habituales. Esta situación le colocará en desventaja con respecto a los demás compañeros y puede que pronto no quiera asistir a los programas especiales.

 

3 Aula habitual

 

Mantener a los estudiantes en sus clases regulares junto con el resto de sus compañeros es la opción más utilizada para ayudar a los niños superdotados.

Una investigación dirigida por el Consejo de Europa que la segregación de los superdotados en clases especiales sólo debería darse para un conjunto muy limitado de talentos especiales.

 

Ventajas:

  • Los estudiantes necesitan educarse dentro de grupos heterogéneos, con diversidad de talentos y habilidades, sin tener en cuenta la superioridad o la inferioridad particulares.
  • El profesor habitual puede adaptar y modificar el programa de enseñanza, y de ese modo responder a las necesidades de los pocos superdotados que estén en aula Los procedimientos educativos considerados esenciales por los expertos para los superdotados tienen el mismo proceso estructural que los diseñados para el aprendizaje de todos los alumnos.
  • Este sistema no obliga a los profesores a identificar a ciertos estudiantes para que reciban un trato especial, eliminando al resto. En su lugar, cada estudiante tendrá la oportunidad de recibir ayuda especial en aquellas ocasiones donde se demuestre dicha necesidad. Estas ayudas individualizadas podrán ser suprimidas si el estudiante no las aprovecha o si deja de necesitarlas.

Desventajas:

  • Los profesores suelen estar sobrecargados de trabajo: demasiados alumnos por clase y extensos programas de enseñanza. Si tienen que modificar los programas y proveer de ayudas extras.. lo hacen con los estudiantes que presentan menos habilidad en lugar de hacer con los más hábiles.
  • Algunos profesores no especializados piensan que la preparación para suministrar actividades enriquecedoras y para adaptar los programas de enseñanza habituales debe ser superior a la que ellos tienen.
  • Los superdotados no estarán motivados para trabajar o esforzarse más y se conformarán con estar en los primeros puestos de la clase con el mínimo esfuerzo.

¿Cómo incentivar al superdotado en el aula?

No todos los niños superdotados expresan en el aula su capacidad intelectual. En la mayoría de los casos esconden este extraordinario don y sus profesores los identifican como individuos con bajo potencial intelectual.

El profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Esteban Sánchez Manzano, distingue tres condiciones que deben darse para que el niño superdotado exprese su capacidad en el aula y así ser identificado por los profesores. Estos requisitos son:

  • Actitud positiva del profesor hacia el niño superdotado. La figura del profesor y su actitud es muy importante en el proceso enseñanza-aprendizaje. Los profesores en ocasiones no manifiestan una predisposición positiva ante un niño superdotado y en algunos casos tratan de evitarlo, por ser considerado un problema .El rendimiento escolar de estos niños empeora ante esta actitud. El profesor debe ser flexible en sus métodos y programas para ayudar en el desarrollo curricular de los niños más y menos capaces.
  • Formación de los profesores en la educación de los niños superdotados. El investigador Witmore en un estudio sobre niños superdotados resolvió que habría que formar al profesorado para que identificara a los superdotados a pesar de que su rendimiento escolar sea bajo.
  • Adaptaciones curriculares en el aula. Los superdotados exigen adaptaciones en sus programas educativos debido a sus altas capacidades intelectuales. De igual manera, la atención a la diversidad exige que un estudiante con un nivel intelectual menor debe de tener un programa específico. Los elementos básicos del currículum que se pueden adaptar son cuatro:
    • Asignaturas: Las enseñanzas han de ser más profundas y extensas porque su capacidad intelectual es mayor.
    • Metodología: utilizar explicaciones creativas incentiva al alumno que le interesa más producir que reproducir.
    • Duración del programa educativo: la ley permite acelerar en dos cursos, durante la enseñanza obligatoria, el proceso educativo.
    • Qué, cómo y cuándo evaluar.

Teorías clásicas de la Superdotación

- Teorías patológicas

La superdotación era relacionada en la época clásica como un don que otorgaban los dioses. Sin embargo, la genialidad estaba relacionada con el desequilibrio mental. Los griegos, como Aristóteles, Platón o Demócrito apoyaban esta creencia.

Posteriormente, Séneca atribuyó el genio a la locura y, posteriormente, los racionalistas franceses entre los que se encontraba Pascal adoptaron esta idea.

En el siglo XIX surgieron las teorías fisonómicas de Lombroso (El hombre de genio) que asociaban el concepto de genio con ciertos estigmas como la fragilidad y la pequeñez corporal, retraso en el desarrollo y ciertas similitudes comportamentales con los cuadros clínicos de la epilepsia.

Lange- Eichbaum escribió en su trabajo, Genie, Iris und Ruhm (1928), sobre la vida de 200 personajes geniales, y en todos ellos existían, en mayor o menor grado, referencias a excentricidades y anormalidades de comportamiento. Venía concluir que si la población normal, el índice de psicópatas era de 0’5 %, esta cifra se veía aumentada al 12 o el 13 % entre los considerados genios.

- Teorías psicoanalíticas

Los psicoanalistas atribuían la alta capacidad intelectual a aspectos motivacionales. La superdotación era fruto de la libido reprimida y la desviación de esa energía hacia otros mecanismos de defensa sustitutorios y alternativos, como el de la sublimación, compensación, etc., Los superdotados canalizan esa energía hacia actividades creativas fruto de procesos inconscientes. Estas teorías tenían como ejemplos los casos de Beethoven, Rooselvet, Hell Seller o Napoleón.

- Teorías cualitativas

El genio se caracteriza por una habilidades y aptitudes extraordinarias que influyen el desarrollo de la historia de la humanidad. Sus intuiciones y anticipaciones le distinguen del resto. Esta concepción ha destacado durante el siglo XIX con personalidades que defendían estas ideas como Schopenhauer, Carlyle y Emerson. Para Hirsch, de las tres dimensiones de la inteligencia la creativa sólo es propia del genio.

- Teorías cuantitativas

Las cualidades del superdotado son debidas a combinaciones variables, más que a algún elemento aislado. Entre los trabajos de Galton hay que destacar un compendio de ensayos con el título Inquires into Human Faculty (1883) en el que manifestaba la singular convicción de que la superdotación partía de una superioridad perceptiva.

Galton aceptó las ideas aristótélicas que decía que no había nada en el intelecto que antes no haya pasado por los sentidos. Así, en sus teorías defendía que la originalidad de la producción intelectual o creativa dependía de la riqueza empírica aportada por los sentidos. A mayor cantidad de datos facilitados, mayor disponibilidad de elementos creativos y de juicio intelectual.

Las estrategias de intervención más conocidas son:

  1. Agrupamiento específico: Consiste en escolarizar al niño en un centro o aula exclusiva para superdotados. En estas clases se adapta el currículo en función del nivel de los alumnos.

Esta forma de escolarización ha provocado numerosos debates debido a que algunos autores la consideran motivante y aseguran que favorecerá el adecuado rendimiento del niño, pero otros consideran que provoca elitismo y una distorsión del autoconcepto del niño. En general, el agrupamiento específico no está demasiado aceptado y por ello se proponen dos alternativas como soluciones intermedias:

  • Escuela Satélite: Dirigida a la Educación Secundaria. En estas escuelas se agruparían a los niños superdotados que asistirían a sus clases uno o dos días por semana mientras desarrollan el currículo oficial en un centro ordinario.
  • Aula Especial: Esta aula estaría colocada dentro del centro ordinario y sus alumnos desarrollarían un currículo propio dependiendo de sus características.

 

  1. Aceleración: Consiste en escolarizar al niño en el curso que le corresponde según su edad mental y no su edad cronológica. Hay tres tipos de aceleración:
  • Admisión escolar precoz: escolarizar al niño en Primaria con cinco años.
  • Escolarización en un curso superior
  • Programas concentrados: en ellos variaría el tiempo de consecución de los objetivos del currículo.

 

Ventajas Inconvenientes
  • Adelanto en el nivel del aprendizaje.
  • Avance a un ritmo más rápido y con claro dominio de los conocimientos y su aplicación.
  • Evita la parte negativa del desarrollo de sus potencialidades.
  • Sistema motivador.
    • Rápido y económico.
    • Olvida que la superioridad intelectual no implica superioridad afectiva.
    • Puede provocar problemas emocionales y sociales.
    • Adecuado para niños con talento académico, pero para otro tipo de talentos ni para la sobredotación.
    • La ampliación vertical de conocimientos no es apropiada para estos niños.
 

 

  1. Enriquecimiento: Consiste en diseñar programas adecuados a las características del niño teniendo en cuenta una ampliación horizontal, es decir, aportar al niño más contenidos pero de forma interrelacionada. Este tipo de programas pueden aplicarse de forma simultánea al currículo oficial o en periodo vacacional.

Para que el enriquecimiento sea eficaz es necesario un ambiente donde se puede individualizar la enseñanza, se permita el trabajo con los compañeros y que se apliquen en el mismo horario escolar ( para evitar la sobrecarga de trabajo ).

Ventajas Inconvenientes
·Abarca también el desarrollo personal del superdotado.

·Válido para todas las formas de superdotación y talento.

· Es costosa.

· Requiere un contexto que permita la individualización.

· Mayor formación para los maestros.

· Mayor trabajo curricular

 

4.  Adaptación curricular: Consiste en adaptar el currículo oficial al niño superdotado. Esta estrategia se aplica dentro del horario escolar y antes se requiere una evaluación psicopedagógica. Para llevar a cabo una adaptación es necesario tener en cuenta el qué, cómo, dónde y cuándo y para qué enseñar y evaluar. También es importante incluir el dominio o incremento de las habilidades específicas de los campos emocional y social.

5.  Tutorías: Se trata de hacer que el niño superdotado se encargue de un niño normal (en cuanto a capacidad intelectual ). De esta manera se consigue que el alumno superdotado se adapte a sus compañeros en cuanto al lenguaje y el comportamiento.

Los beneficios de esta estrategia redundan en que el superdotado consigue una mayor comunicación con sus compañeros, una mayor adaptación al grupo de clase y una facilitación del trabajo en grupo, además de un aumento en la autoestima y la comprensión de ambas partes. Esta estrategia es adecuada para utilizarla de manera selectiva en determinados momentos y simultáneamente con otras.

6. Homeschooling: Más que una estrategia es un movimiento educativo contemporáneo. Este tipo de escolarización es acogida por cada vez más familias tanto de niños superdotados como de niños con capacidad normal. En el caso concreto de los superdotados, está recomendada porque permite la individualización de la enseñanza, las tutorías, la participación en problemas de la vida real y oportunidades de aceleración y enriquecimiento.

7.  Enseñanza individualizada dentro de la clase heterogénea: Consiste en que el niño superdotado siga un currículo especialmente diseñado para él pero dentro de una clase normal. Para llevar a cabo esta estrategia es necesario que el profesor haya recibido una formación específica en este campo y, además conlleva preparar contenidos adecuados para el alumno superdotado.

En cuanto al profesorado diremos que se requieren unos rasgos concretos como que estos sean sensibles, entusiastas, intuitivos y democráticos, además es necesario que sea innovador, experimental y que aplique las estrategias oportunas.

Objetivamente habría que dar una educación diferenciada – adaptada -, teniendo en cuenta que esto no implica sacarle de la escuela ordinaria o escolarizarle en un aula especial. Este tipo de educación se podría impartir en el mismo aula pero conllevaría una serie de complicaciones, ya que esto conllevaría una reforma que afectaría desde la formación de los profesores hasta un mayor apoyo económico o un mayor acceso a  los recursos; además, con esta reforma no sería suficiente ya que también sería necesario una mayor implicación por parte de los propios profesores.

Concretando; no podemos ofrecer un dictamen certero o concreto sobre cómo debería ser la educación del siglo XXI para estos niños, ya que, debería concentrarse en la individualización de la enseñanza, basándonos en el hecho de que para los niños con necesidades educativas especiales asociadas a una menor capacidad intelectual se ofrece una escolarización basada en una evaluación psicopedagógica y un posterior dictamen de escolaridad donde se selecciona entre varias modalidades de escolarización, al igual, con estos niños debería de hacerse un dictamen de escolaridad y dar la posibilidad de elegir entre varias formas de escolaridad, ya que no podemos comparar a un niño cuyo C.I sea muy elevado y cuya capacidad de adaptación al medio es menor  con un niño que este dentro de la sobredotación pero cercano a la normalidad y cuya capacidad de adaptación es normalmente elevada. Debería darse la posibilidad de escolarizar a los niños superdotados bien en centros o aulas especiales

(Aún con lo que esto pueda conllevar de elitista), permanecer en el aula ordinaria con adaptaciones curriculares individualizadas (medida de atención escasamente utilizada para estos niños ), acceder a programas de enriquecimiento, etc., y lo más importante, que la educación que se les dé este ligada a una política y atención continuadas

MITOS SOBRE LOS NIÑOS DE ALTAS CAPACIDADES

INTELECTUALES

 

  – Pensar que son alumnos que tienen características homogéneas entre sí, cuando realmente existe una gran diversidad dentro de lo que es el campo de la superdotación intelectual.

  – Se definen exclusivamente por tener un alto CI, por encima de 130, en torno al 125 se sitúan los niños que son talentos.

  – Obtienen rendimientos académicos altos y por ello no necesitan una atención educativa específica.

  – Considerarlos como niños raros y con problemas de desadaptación social.

  – Niños muy motivados por las tareas escolares y para llevar a cabo las actividades que se proponen dentro de la clase.

  – Son niños que no van a tener problemas de rendimiento escolar.

  – Negar el profesorado la existencia de este tipo de niños y pensar que sólo hay niños muy estimulados.

  – Creer el profesorado y los padres que se debe aumentar la presión hacia estos niños con el fin de que obtengan un rendimiento acorde a sus altas capacidades.

  – Creencia entre los profesores que tener un alumno de altas capacidades intelectuales les va a facilitar su tarea docente y va a ser más efectivo su trabajo porque aprenden con más facilidad.

  – Creer que los niños superdotados intelectualmente deben ser atendidos por profesores superdotados.

 

 TEORÍAS Y MODELOS DE SUPERDOTACIÓN INTELECTUAL

     Modelos basados en el rendimiento: Modelo de Renzulli

  Modelo llamado inicialmente de los Tres Anillos y posteriormente denominado Modelo de Enriquecimiento Escolar (1994). Se centra en rasgos psicológicos que tiene la persona.        Este modelo es el resultado de combinar tres variables complejas e interdependientes entre sí: la capacidad intelectual superior a la media, la alta motivación por aprender y el compromiso con la tarea y finalmente poseer alto nivel en creatividad. Ninguno de los rasgos anteriores constituye de manera aislada la superdotación ya que tienen que estar presentes los tres rasgos de manera simultánea (Renzulli, 1978). Ha sido uno de los modelos más aplicados en el ámbito educativo.

Modelos Socioculturales: Modelo de Mönks (1992)

 

Llamado Modelo de la Interdependencia Triádica de la Superdotación. Este autor amplía y modifica el Modelo de los Tres Anillos propuesto por Renzulli, incorporando los factores psicosociales: la familia, el colegio y el grupo de iguales. Este modelo sitúa la educación de los más capaces en el centro escolar, con un tiempo de agrupamiento en el aula especial e implicando en su educación a los padres, los profesores, al propio alumno y en definitiva a toda la sociedad (Jiménez, 2001).

Existen otros modelos y teorías que también ha intentado explicar la superdotación intelectual entre ellos cabe destacar los Modelos Multidimensionales, ejemplos de estos modelos están: la Teoría Pentagonal Implícita de Sternberg (1993) que alude a cinco criterios: criterio de excelencia, criterio de rareza, criterio de productividad, criterio de demostrabilidad, criterio de validez. Otro modelo también multidimensional es el de Gagné y las inteligencias múltiples.

CARACTERÍSTICAS ASOCIADAS A SUPERDOTACIÓN INTELECTUAL (según diferentes autores).

  Existen muchos rasgos asociados a niños superdotados intelectualmente en base a distintos autores. Seguidamente nos vamos a centrar en aquellas clasificaciones más representativas.

           RENZULLI (1977)

  Los niños con altas capacidades:

- No se distraen con facilidad y tienen interés en buscar nuevos datos.

- Comprenden y recuerdan con facilidad la información que adquieren.

- Muestran logros excepcionales en alguna materia.

- Aplican los conocimientos adquiridos a nuevos campos del saber.

- Generan gran cantidad de ideas y soluciones ante los problemas planteados.

- Son responsables con respecto a las tareas a desempeñar.

- Manifiestan una alta concentración y son persistentes en las tareas hasta que las finalizan.

- Se aburren con actividades rutinarias.

- Prefieren trabajar independientemente necesitando poca ayuda del adulto.

- Son originales y crean o modifican productos ya existentes.

      FEENSTRA (2004)

Según este autor el niño de altas capacidades intelectuales en educación Primaria se caracteriza por los siguientes rasgos:

- Hace dibujos complejos.

- Tiene un amplio vocabulario.

- Muestra buena memoria.

- Alta capacidad de observación.

- Es autónomo en la realización de las tareas.

- Presenta habilidades de liderazgo.

- Pregunta frecuentemente.

- Es persistente en la realización de las tareas.

- Presenta curiosidad por muchos temas: dinosaurios, animales, países lejanos, astronomía….

- Ve conexiones entre distintos conceptos.

- Rehuye los ejercicios de tipo repetitivo.

- Tiene ideas novedosas y originales.

- Manifiesta imaginación y fantasía.

      WHITMORE (1988)

Esta autora distingue entre indicadores primarios y secundarios de alta capacidad:

INDICADORES PRIMARIOS:

• Aprenden con rapidez si están interesados.

• Aprenden con facilidad.

• Ven los problemas como un reto.

• Vocabulario avanzado.

• Buena expresión oral.

• Capacidad para comprender ideas abstractas y complejas.

INDICADORES SECUNDARIOS:

• Creativos.

• Curiosidad y amplia gama de intereses.

• Gran interés por aprender cosas nuevas.

• No conformista con lo convencional.

• Perfeccionistas.

• Sensibilidad hacia los problemas del mundo.

Evaluación de un niño superdotado         

  La evaluación psicopedagógica de los superdotados supone la primera fase de un proceso encaminado al reconocimiento e identificación de las características de estos alumnos para tomar decisiones en torno a su situación escolar, familiar y social.

            El psicopedagogo, en estrecha colaboración con los tutores, equipos docentes y la familia, recoge, analiza y valora la información relevante, sobre los distintos elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje. La evaluación trata de identificar las necesidades educativas de estos alumnos y las posibles disincronías internas y sociales determinadas por el desajuste entre su desarrollo intelectual y personal.

            Esta primera fase es necesaria para concretar las decisiones respecto a la propuesta curricular y al tipo de ayudas que los superdotados pueden precisar en cada momento para desarrollar su inteligencia.

            El inicio del proceso de evaluación suele ser por demanda de la familia y también del profesorado de estos alumnos. A partir de aquí, el psicopedagogo tiene como tarea recoger y conocer toda la información que a ayude a elaborar el perfil del alumno y sus necesidades.

            La evaluación tendrá que tener en cuenta la interacción del alumno referida a los contenidos y materiales de aprendizaje, el profesor, sus compañeros y la familia y  supondrá un estudio de tres áreas de su comportamiento:

            Evaluación de la Inteligencia: se medirán las capacidades y habilidades tanto innatas como adquiridas, las aptitudes lingüísticas, numéricas, el razonamiento lógico y espacial, etc.

           

            Evaluación de la Personalidad: se valorará el perfil del niño, su sociabilidad, motivación y la adaptabilidad al entorno.

 

            Evaluación de la Creatividad: se estudiarán la fluidez, originalidad y flexibilidad de pensamiento del niño o niña.

            La primera fase se centrará  en recoger y valorar la información que ya se tiene del alumno, bien en el centro, o bien a través de la familia que nos llega para que les orientemos sobre la posible superdotación de su hijo.

            Esta información incluye aspectos relacionados con los datos personales del alumno, los datos de los padres o tutores legales, la composición familiar y la vinculación de las características del alumno, historia médica del alumno, su historia escolar, centros educativos en los que ha estado con anterioridad y las causas del cambio.

            Otros datos son los relacionados con el contexto escolar, los que se refieren al proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula y en el centro escolar, como por ejemplo: las características y relaciones que establece el superdotado con el grupo clase y con los profesores, problemas principales que presenta, áreas curriculares preferentes y rechazadas y la organización de la respuesta educativa a este alumno hasta el momento.

             En una segunda fase, pasaríamos a la identificación de las características   específicas de la superdotación como son: la inteligencia y el nivel de rendimiento, competencia curricular y conocimiento base, motivación-persistencia, creatividad, estilos de aprendizaje, nivel y dominio del lenguaje y planificación y organización mental. Para esto deberemos utilizar pruebas estandarizadas, protocolos y escalas de observación para padres, compañeros y profesores.

            Finalmente, el psicopedagogo debe tener en cuenta la identificación de las necesidades educativas  del alumno y comunicárselo al tutor, al equipo docente que trabaja con él y a la familia, deberá asesorar al profesorado para diseñar una respuesta curricular, orientar a la familia sobre el tipo de respuesta, y orientar académicamente a los superdotados que hayan finalizado sus estudios no universitarios.

              Como consecuencia de  la evaluación, el psicopedagogo ha de orientar y asesorar a laos padres, profesores y alumnos sobre estas dos medidas:

-   Solicitar la flexibilización-aceleración del período de escolarización.

     –    Ofrecer cualquier modalidad de enriquecimiento curricular, consistente en realizar las modificaciones y reajustes curriculares oportunos.

       En cualquier caso, la evaluación psicopedagógica debe permitir conocer lo que los alumnos saben y diseñar una propuesta curricular enriquecedora para aquellos que aprendan más rápidamente, planteando experiencias de aprendizaje adecuadas a sus intereses y expectativas.

Conclusión y Opinión personal:

 

Después de haber trabajado todos los puntos anteriores nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene conocer las características de alumnos con capacidades superiores, para así, poder intervenir en su aprendizaje de forma adecuada.

Consideramos que existen varios caminos para la enseñanza de estos alumnos y que debemos optar por uno determinado, dependiendo de las características concretas de cada niño.

Este trabajo nos ha aportado nueva información y esto nos ayudará en nuestra futura profesión (en la que, quizá, encontremos algún caso similar)

Aún siendo conscientes de  todos los avances que se han producido en los últimos años con respecto a estos alumnos, creemos que es importante seguir estudiando y  creando nuevos métodos de enseñanza y así poder ayudarles en su formación.

Creemos que el ”profesorado” es un punto importante y a tener en cuenta en el camino de enseñanza de los alumnos con capacidades superiores. Considerando la formación de maestros especializados en la enseñanza para alumnos con altas capacidades, como algo importantísimo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: