Dislexia

Entendemos como dislexia las dificultades para el aprendizaje de la lecto-escritura pese a que el sujeto esté sometido a una enseñanza convencional, tenga un nivel intelectual adecuado y sus oportunidades socioculturales sean las correctas.

Niño con dislexia

El niño disléxico presenta grandes dificultades en la lecto-escritura que se pueden observar en una:
– Lectura lenta, trabajosa y cargada de errores.
– Deficiente ortografía.
– Uniones o separaciones incorrectas de palabras.

Presenta también dificultades en la automatización de aprendizajes y memorización (aprende algo y al poco tiempo lo olvida). Además le cuesta realizar con éxito las actividades donde es necesario aplicar varias habilidades (ejemplo, redacciones en las que ha de prestar atención a la ortografía, signos de puntuación, organización de ideas…).

La dislexia no se manifiesta de la misma manera ni con la misma intensidad en cada niño. Por lo tanto, la recuperación estará determinada por las características de cada persona y por el medio familiar y escolar al que pertenece.Lo que está claro es que la base de una buena recuperación es la detección precoz, antes de que el niño viva la experiencia del fracaso.

El niño con dislexia es capaz de aprender a leer, pero lo hará de una manera diferente, con un método distinto y un tratamiento especial, dándole estrategias y técnicas para enfrentarse a sus dificultades de lecto-escritura, enseñándole diferentes habilidades que le ayuden a comprender y memorizar los textos leídos. Es importante que los padres que tengan un hijo con dislexia se pongan en manos de un profesional para que les pueda orientar de la mejor manera de ayudar a su hijo.

Diagnóstico de la dislexia

Generalmente, la dislexia se diagnostica durante la escuela primaria. En algunos casos, no se hace evidente hasta que el niño es mayor y debe leer y comprender material más extenso y complejo. Los constantes problemas con la lectura avanzada, la ortografía y el aprendizaje de un idioma extranjero pueden ser signos de un adolescente aunque brillante, con dislexia.

El retraso en la detección de dislexia en los niños puede provocar problemas de lectura más serios y problemas de autoestima. Por este motivo, es de suma importancia reconocer los síntomas precozmente en la escuela primaria y comenzar a tomar clases de lectura de inmediato.

En los niños de edad preescolar y escolar, algunos signos de dislexia pueden incluir dificultades para lo siguiente:

  • aprender a hablar
  • pronunciar palabras más extensas
  • rimar
  • aprender la secuencia del alfabeto, los días de la semana, los colores, las formas y los números
  • aprender los nombres de las letras y los sonidos
  • aprender a escribir su propio nombre
  • aprender a identificar las sílabas (va–ca en vaca) y los sonidos (fonemas: f-e-o en feo) en las palabras
  • reproducir palabras simples
  • leer y escribir palabras con la secuencia correcta de letras (“eso” contra “ose”)
  • escribir a mano y lograr coordinación motriz fina

Estos mismos signos de dislexia podrían presentarse en niños mayores, adolescentes y adultos, y es posible que también ellos:

  • lean y escriban por debajo de su nivel escolar
  • eviten leer y escribir
  • demoren más tiempo para realizar tareas de lectura y escritura, y exámenes
  • presenten dificultad para aprender un idioma extranjero

La dislexia es un legado de familia. Los niños de padres que han tenido dificultades de lectura son propensos a presentar estos mismos problemas. Además, los niños de edad preescolar con dificultades para aprender a hablar tienen mayor riesgo de padecer dislexia. El progreso de la lectura en los niños con alguno o ambos de estos factores se debe controlar cuidadosamente.

La dislexia solo se puede diagnosticar formalmente a través de una evaluación integral, realizada por un especialista en lectura o psicólogo, ya sea dentro del ámbito de la escuela o la comunidad. Los pediatras, normalmente, conocen los signos de dislexia y pueden orientar a la familia para recibir la ayuda correspondiente. Es importante que la persona que evalúe al niño cuente con la capacitación adecuada y tenga experiencia en casos de dislexia.

A %d blogueros les gusta esto: