Las relaciones interpersonales y el aprendizaje

LAS RELACIONES INTERPESONALES

 

Todas las personas establecemos numerosas relaciones a lo largo de nuestra vida, y a través de ellas, intercambiamos  formas de sentir y de ver la vida; también compartimos necesidades, intereses y afectos.

Resulta increíble es que día a día, podamos relacionarnos con tantas personas considerando que, “cada cabeza es un mundo”.

En esa diferencia, reside la gran riqueza de las relaciones humanas, ya que al ponernos en contacto intercambiamos y construimos nuevas experiencias y conocimientos; pues tenemos que hacer un esfuerzo para lograr comprendernos y llegar a acuerdos.

Esto último no resulta tan complicado, si tomamos en cuenta que la mayor parte de las personas compartimos algunas ideas,  necesidades e intereses comunes; por eso, las relaciones interpersonales son una búsqueda permanente de convivencia positiva entre hombres y mujeres, entre personas de diferente edad, cultura, religión o raza.

Diferentes definiciones sobre las relaciones interpersonales

  • Las relaciones interpersonales son contactos profundos o superficiales que existen entre las personas durante la realización de cualquier actividad. (Mercedes Rodríguez Velázquez)
  • Es la interacción por medio de la comunicación que se desarrolla o se entabla entre una persona y al grupo al cual pertenece. (Georgina Ehlermann)
  • Es la etapa en la que el individuo entra en una relación más profunda con otras personas ya sea de amistad o negocios y hay respeto mutuo de opiniones y a la vez ciertas sugerencias relacionadas al tema. (Relaciones interpersonales)
  • Es la capacidad que tenemos para trabajar juntos con una meta definida, haciendo del trabajo diario una oportunidad de vida para uno mismo y los seres que nos rodean. (Carmen Cifuentes)
  • Es la capacidad que tenemos para comunicarnos entre sí con una o más personas, con respeto y estableciendo lazos de comunicación efectivos. (A G.)

 

¿Cómo nos relacionamos con los demás?

Cuando nos relacionamos con los demás, deseamos dar, pero también recibir; escuchar y ser escuchados, comprender y ser comprendidos.

Las dificultades están casi siempre relacionadas con la falta de valoración y apreciación que tenemos sobre nosotros mismos, o bien, con que no hemos aprendido a ver las cosas como “el otro” las ve y a respetar su punto de vista.

La aceptación y reconocimiento de nosotros mismos, nos puede ayudar a superar estas actitudes negativas y mejorar la relación con otras personas; Tratemos a los demás como nos gustaría que nos trataran.

En nuestra vida, desde que nacemos hasta que morimos, tenemos diferentes tipos de relaciones, con distintas personas, y en cada una de ellas establecemos distintos lazos; estas relaciones podrían ser las siguientes:

  • La familia: Es el primer grupo al cual pertenecemos, en el que aprendemos a expresarnos y desarrollamos la capacidad para comunicarnos. Si nos desarrollamos en un ambiente donde existe violencia, es posible que aprendamos a relacionarnos y comunicarnos con miedo y agresión; si el ambiente es cálido y respetuoso, podemos sentirnos en libertad para decir lo que pensamos y sentimos. 

 

  • Los amigos y amigas: Con los amigos y amigas podemos darnos confianza, intercambiar ideas e identificarnos. A veces, los amigos y las amigas representan los hermanos o hermanas que hubiéramos querido tener; con ellos establecemos lazos profundos de afecto que nos mantienen unidos por un largo tiempo y desarrollamos un tipo de comunicación diferente al de nuestra familia.  

 

  • La pareja: Con la pareja, la relación que desarrollamos puede ser totalmente diferente a la que tenemos con la familia y los amigos. Comunicamos que deseamos estar con esa persona, conocerla y que estamos muy motivados para iniciar una relación.

 

LA COMUNICACIÓN EN LAS RELACIONES INTERPERSONALES

 

Uno de los aspectos más importantes de las relaciones entre las personas es la comunicación, ya que a través de ella logramos intercambiar ideas, experiencias y valores; transmitir sentimientos y actitudes, y conocernos mejor.

Nuestra condición de ser social, nos hace sujetos de las relaciones interpersonales y de la comunicación desde el momento mismo de nuestro nacimiento, la supervivencia y el desarrollo del individuo van a estar ineludiblemente vinculados a estas relaciones sociales y comunicativas.

Un individuo competente en el desempeño de sus relaciones interpersonales, es aquel que cuenta con recursos personológicos, que le permiten utilizar y manejar de manera acertada y efectiva sus habilidades comunicativas, en dependencia de los diferentes contextos sociales en los que se desenvuelve.

Gran parte de nuestro tiempo lo comprometemos en la comunicación interpersonal, la mayoría de nuestras necesidades la satisfacemos a través de nuestras relaciones con otras personas; estas interacciones, su calidad y el grado en que permiten dicha satisfacción, dependen mayormente de nuestra capacidad y habilidad para comunicarnos de manera efectiva.

Diferentes formas de comunicación: Comunicación verbal y no verbal

 

  • Comunicación no verbal:

 

Es la que se da mediante indicios, signos y que carecen de estructura sintáctica verbal, es decir, no tienen estructura sintáctica por lo que no pueden ser analizadas secuencias de constituyentes jerárquicos.

Las formas no verbales de comunicación entre los seres vivos incluyen, luces, imágenes, sonidos, gestos, colores y entre los humanos los sistemas simbólicos como además las señales, las banderas (sistemas simbólicos) y otros medios técnicos visuales. Estos sistemas simbólicos son creados por los hombres para comunicarse y para ello deben ponerse de acuerdo acerca del significado que van a atribuirle a cada señal.

En nuestra vida cotidiana, constantemente estamos enviando mensajes no verbales a otras personas (muecas, señalemos con el dedo), que pueden ser mucho más importantes de lo que nosotros creemos. La comunicación corporal, antes que lenguaje en términos evolutivos, es una parte esencial del sistema de comunicación, y el vehículo para muchas transacciones humanas fundamentales que el discurso solo no puede comunicar.

  • Comunicación verbal:

 

Es una de las formas más importantes para relacionarnos y establecer contacto con otras personas; se da de forma oral y por escrito.

 

Dificultades para comunicarnos y relacionarnos.

 

A pesar del papel tan importante que tiene la comunicación en nuestra vida, no siempre se da de manera fácil. A veces al comunicarnos con personas con las que tenemos diferencias (de edad, sexo, escolaridad) podemos pensar que no nos entienden, eso nos puede desanimar y hacer sentir incomprendidos.

Pero así podemos sacar provecho a lo que podemos aprender de los demás, lograremos transformar en beneficios esas limitaciones.

A mejor comunicación, mejores relaciones…

 

Lo primero en la comunicación es atreverse a hablar con los demás, perder el miedo a expresar nuestros sentimientos, experiencias, sensaciones; para eso, necesitamos ordenar nuestras ideas, de manera que sepamos qué vamos a decir y cómo queremos hacerlo.

Es importante que cuando escuchemos, lo escuchemos todo, con atención y hasta el final.

También es importante que al comunicarnos no olvidemos:

  • Hablar de manera clara y sencilla.
  • Ver a los ojos de la otra persona y demostrarle que se quiere la comunicación con ella.
  • Conciliar lo que expresamos con nuestros gestos, con lo que decimos con palabras.
  • Escuchar con todos nuestros sentidos.
  • No juzgar ni afectar la comunicación de otros, mediante la burla o la ridiculización.
  • No tratar de demostrar lo que no se es o no se sabe.

 

Relaciones interpersonales en el entorno social

 

En una sociedad cada vez más cambiante, acelerada y despersonalizada, el encuentro con el otro y, por extensión, el encuentro de uno mismo a través del otro no es tarea fácil. Sin embargo, esta dimensión interpersonal es un factor común en los múltiples modelos de madurez psicológica propuestos por diferentes autores. Carpenter, desde su modelo de Competencia Relacional, hace alusión a la sensibilidad emocional y la empatía; Smith destaca la importancia de la capacidad de relación estrecha con otros; Allport establece como criterios de madurez personal la relación emocional con otras personas, autoobjetivación, conocimiento de sí mismo y sentido del humor, entre otros; y Heath, desde una perspectiva dimensional evolutiva, hace referencia al alocentrismo como una de las características fundamentales.

“Las personas se comunican porque esa comunicación es totalmente necesaria para su bienestar psicológico.

 

La comunicación no es sólo una necesidad humana sino el medio de satisfacer otras muchas.

La capacidad de comunicación interpersonal, no debe medirse exclusivamente por el grado en que la conducta comunitaria ayuda a satisfacer las propias necesidades, sino también por el grado en que facilite a los otros la satisfacción de las suyas”.

Las relaciones interpersonales constituyen, pues, un aspecto básico en nuestras vidas, funcionando no sólo como un medio para alcanzar determinados objetivos sino como un fin en sí mismo (Monjas 1999). Por tanto, la primera conclusión a la que podemos llegar es que la promoción de las relaciones interpersonales no es una tarea optativa o que pueda dejarse al azar.

Desde el campo psicoeducativo estamos viviendo un interés creciente por la llamada educación emocional. Autores como Gardner (1995) a través de las Inteligencias Múltiples y, más recientemente, Goleman (1996) con su concepto de Inteligencia Emocional, han inclinado sensiblemente la balanza ante los aspectos emocionales del individuo. La extensa obra de estos y otros autores (Pelechano 1984, Mayer, Caruso y Salovey 1999) afirman con rotundidad que el éxito personal ya no depende tanto de nivel de inteligencia lógico-matemática como de las habilidades que el sujeto tenga para manejar contextos interpersonales.

Si esto es así, y parece serlo a la luz de los datos tanto empíricos como fenomenológicos, la consecuencia es clara: hemos de educar a las futuras generaciones en habilidades como la empatía, la resolución de conflictos interpersonales, el manejo de sus sentimientos y emociones, el control de la ansiedad, la toma de perspectiva y estrategias comunicativas, ya que les estaremos preparando para el éxito, entendido éste como un elemento que contribuye a una mayor calidad de vida.

Según Bisquerra (1999) la educación emocional tiene como objetivo último potenciar el bienestar social y personal, a través de un proceso educativo continuo y permanente que aúne el crecimiento emocional y el cognitivo, porque ambos son necesarios para el desarrollo de la personalidad integral.

De acuerdo con este autor, la educación emocional facilita actitudes positivas ante la vida, permite el desarrollo de habilidades sociales, estimula la empatía, favorece actitudes y valores para afrontar conflictos, fracasos y frustraciones y, en definitiva, ayuda a saber estar, colaborar y generar climas de bienestar social.

APRENDIZAJE EN EL AULA: RELACIONES INTERPERSONALES

La educación es un proceso de relación, ya que implica la transmisión de conocimientos y de valores entre las personas, por ello el tema de las relaciones interpersonales en la escuela ha sido uno de los que ha ocupado mayor atención en el campo de la psicología de la educación y de la psicología social, ya que los resultados dependerán de estas relaciones y de las características de la interacción entre quien enseña y quien aprende.

La bondad o no de las relaciones interpersonales en la educación depende de muchos factores que podemos aglutinar en tres grandes variables: el contexto en el que se desarrollan, la conducta relacional de los participantes y la diferente concepción que en cada etapa se  ha tenido de la educación.

 

El aula como contexto de aprendizaje

 

El aula es el contexto donde se lleva a cabo el proceso de enseñanza-aprendizaje, es un escenario interactivo en el que el maestro y alumno ejercen su actividad, teniendo como objetivo los mismos fines y la dinámica social que se produce en el aula como resultado de la interacción origina una serie de características determinantes del aprendizaje que depende de la estructura de participación, fundamentalmente del alumno y de la estructura académica y su organización.

Maestros y alumnos se ven inmersos en un rico contexto psicológico y social, del que los participantes, los fines que se proponen y el modo en el que se interpretan la situación interactiva que se produce, deriva de la relación entre los factores físicos, sociales y psicológicos que están presentes.

Así pues, el aprendizaje en el aula se configura como un proceso intrínsecamente mediado y al mismo tiempo constructivo, cultural y comunicativo, resultado de un entramado de relaciones y pautas de interacción personal que  por ello permite la configuración de un espacio comunicativo ajustado a una serie de reglas que facilitan la comunicación la consecución de los objetivos.

La enseñanza se entenderá como el conjunto de actividades en las que maestros y alumnos comparten parcelas cada vez más amplias de conocimientos respecto a los contenidos del currículo; si ambos interlocutores no llegan a establecer en el aula un sistema conceptual y terminológico, no será posible la comunicación y como consecuencia tampoco el aprendizaje. Esto se llama interactividad, que se define como la articulación de las actuaciones del profesor y de los alumnos que tienen lugar en el marco real de la enseñanza y giran en torno a una tarea o un contenido de aprendizaje determinado. 

La conducta del profesor eficaz en el aula

 

El profesor es el encargado más directo e inmediato de apoyar promover el aprendizaje de los alumnos. Desde los primeros pasos de la psicología de la educación se han dado distintos puntos de vista sobre cómo debe actuar el educador en el aula, así, unas veces se le ha considerado como el encargado de repartir o suministrar conocimientos, mientras que actualmente se le ve, sobre todo, como un mediador en la construcción de significados que el aprendiz debe llevar a cabo.

Se considera competente y eficaz al profesor que consigue que sus alumnos alcancen los objetivos educativos, aunque esta eficacia depende del marco conceptual en el que nos situemos.

 

Paradigmas explicativos de la eficacia docente:

 

Paradigma presagio-producto:

Al principio, la eficacia educativa se hacía depender de los rasgos de personalidad que caracterizan a un buen profesor, obtenidos de las valoraciones y estimaciones intuitivas hechas por alumnos y expertos y se investigaba sobre cuáles son las características ideales: la capacidad de autocontrol, la aptitud pedagógica, el interés por la materia y los alumnos, la cooperación, la atracción, la estabilidad emocional, el liderazgo, la atracción e incluso la apariencia física. Todos estos rasgos se agrupan en torno a dos polos: el afectivo-emocional y el intelectual-directivo en un contexto de enseñanza tradicional, pero no se demostró que los profesores que poseen estas cualidades referidas sean más eficaces. Este primer referente de la eficacia docente se conoce como paradigma predicción-producto, pues conociendo previamente las características de la personalidad del profesor, podemos predecir o presagiar el grado de rendimiento de los alumnos. Se trata de un modelo que no tiene en cuenta la interacción profesor- alumno ni la influencia del contexto en el que se desarrolla la actividad docente.

Paradigma de los métodos de enseñanza

En un segundo estadio se puso a los métodos de enseñanza y se vio que mediante la utilización de un método u otro podrían obtenerse resultados diferentes y la cuestión se centraba en definir y comprobar el método más eficaz.

Pronto se vio que ningún método es universalmente valido por sí mismo, sino que otros factores que atañen al alumno, al maestro o al contexto educativo intervienen influyendo positiva o negativamente en la eficacia de cualquier método.

Paradigma proceso-producto

 

Este paradigma surge del análisis de la relación entre la conducta docente del profesor y el resultado o producto final obtenido, es decir el rendimiento de los alumnos. Los estudios llevados a cabo no se habían desarrollado suficientemente hasta los años 50 y 60 en los que el interés se centro en identificar patrones estables de comportamiento llamados estilos de enseñanza o dimensiones del clima del aula y fue entonces cuando la investigación proceso-producto se generalizó. De modo que la situación va a cambiar a partir de ahora con autores como Dunkin y Biddle, Flanders, Bennett…que se dan cuenta de que el conocimiento de las conductas que proporcionan mejores resultados académicos permite elaborar programas de modificación de esas conductas y adecuarlas así a las exigencias educativas. Esto requiere un conocimiento más profundo de la interacción profesor- alumno y de lo que ocurre en las aulas, mediante procedimientos de observación sistemática.

Los autores mencionados describen como conductas del profesor más eficaces para el proceso educativo las siguientes:

-Comienzo de la clase refiriéndose y analizando los requisitos necesarios para el aprendizaje;

-Planteamientos de objetivos;

-Exposición de los conocimientos de forma clara y ajustada al ritmo de los alumnos;

-Prestar ayuda al alumno para la comprensión de los contenidos;

-Flexibilidad en la utilización de diferentes métodos instruccionales;

-Revisión frecuente y sistemática del trabajo realizado por los alumnos;

-Establecimiento de un ritmo de trabajo adecuado a la capacidad e los alumnos;

-Los alumnos aprenden más en aquellas clases en las que el profesor conduce y supervisa su trabajo;

-El rendimiento es mayor cuando existe un cierto grado de repetición en la exposición de los contenidos;

-Debe darse a los estudiantes el tiempo suficiente para asimilar la nueva información;

-Las respuestas correctas deben ser reconocidas como tales;

- En las respuestas incorrectas, el profesor dará las claves;

Paradigma del pensamiento del profesor

 

En los paradigmas anteriormente descritos, la relación era unidireccional, la atención se centraba en el profesor, en sus rasgos, en sus métodos y todo ello derivaba hacia el rendimiento del alumno como termino del proceso. Son paradigmas que tienes sus fundamentos en el conductismo. Sin embargo, la situación cambia cuando aparecen en escena los nuevos modelos de aprendizaje cognitivo, centrándose la atención más bien en el alumno. Ahora el profesor ya no es el hacedor, el constructor del aprendizaje, sino el diseñador de la situación propicia para que el alumno  lo construya e interesa, por tanto, cómo planifica la clase, cómo elabora teorías implícitas, su capacidad de toma de decisiones y cuáles son sus valores, teorías y creencias que mediatizan toda su estrategia instruccional, ya que la actividad escolar sólo tiene sentido en relación con el contexto psicológico en el que el profesor planifica y decide.

ENSEÑANZA TRADICIONAL Y ENSEÑANZA PROGRESISTA

   Dewey, desarrolló una labor destacada en los comienzos de la psicología de la educación, iniciando un movimiento basado en el aprendizaje activo y la instrucción centrada en el alumno y que se conocerá como educación progresista, liberal, activa, abierta o escuela nueva. Utilizó la expresión “un organismo en un ambiente” con la que intentaba poner en manifiesto que no se puede estudiar el aprendizaje de forma abstracta, sino que debe ser analizado en el contexto en que se produce. Otra afirmación fue que el niño no es un recipiente vacío esperando a que se le llene de conocimientos, pues tanto el profesor como el alumno forman parte de un proceso que necesariamente ha de ser interactivo, el proceso de enseñanza-aprendizaje y propuso una nueva metodología que abogaba pos la enseñanza activa en la que el profesor actúa más bien como un orientador.

    La enseñanza tradicional se basa en la autoridad académica y profesional del maestro que busca la transmisión de conocimientos, no tiene en cuenta la diversidad de los alumnos, el aprendizaje se hace depender del dominio por parte del profesor de la técnica de enseñanza más adecuada. El papel del alumno es recibir de forma pasiva y almacenar la información transmitida. La relación que se establece es de autoridad-sumisión y la comunicación que va en un solo sentido, del profesor al alumno. La enseñanza progresista en cambio, defiende la participación del alumno en su aprendizaje como proceso activo basado en el descubrimiento, mientras que el profesor desempeña el papel de guía, su intervención es menos directa y autoritaria, se caracteriza por la flexibilidad y la participación conjunta mediante la comunicación que va en diversos sentidos: profesor-alumno, alumno-profesor, alumno-alumno; se caracteriza asimismo , por ser una persona entregada, bien organizada, imaginativa y con capacidad de previsión. Por tanto podemos decir que la relación entre el profesor y el alumno es más cercana, más expresiva y se respeta la autonomía y la iniciativa de cada uno, aunque pronto se comenzara a recibir críticas por ser excesivamente blanda.

 

Estilos de enseñanza

 

  Los estilos son métodos de conducta educativa que el maestro sigue de manera habitual en el ejercicio de su profesión; esto conlleva una forma particular de programar la materia, de organizar la clase y de relacionarse con los alumnos.

  Los primero estudios acerca de los estilos de enseñanza tienen mucho que ver con las tres formas de liderazgo ya clásicas de Lewin, Lippit y White que vendrían a determinar los distintos grados de control que dimana de cada una de ellas, y consecuentemente, las características de las relaciones que pueden establecerse en la dinámica social de la clase. Estos tres tipos de liderazgo son:

-  El liberalismo o liderazgo de dejar hacer, caracterizado por una actitud completamente permisiva del profesor.

-  El liderazgo autocrático, cuyos resultados son un control excesivo y riguroso que genera en los alumnos un alto grado de dependencia del profesor y cometividad y hostilidad entre ellos. No obstante, esta estructura produce resultados académicos cuantitativamente altos

-  Liderazgo democrático o participativo, en el que los alumnos comparten entre sí y con el profesor la toma de decisiones y la organización del trabajo en el aula. Los resultados obtenidos no tienen por qué ser inferiores a los del estilo autocrático y son cualitativamente diferentes, contribuyendo al desarrollo moral y social del sujeto y no sólo al desarrollo cognitivo.

La diferencia entre el estilo autocrático y el democrático no está en la productividad sino en el tipo de relaciones interpersonales derivadas de uno u otro. Por otra parte, hay que tener en cuenta las características de personalidad del alumno, pues los más dependientes reaccionan favorablemente a las técnicas de dirección y con falta de iniciativa ante las técnicas permisivas.

MODELO DE FLANDERS

Lo más significativo acerca de los estilos de enseñanza está marcado por los trabajos de Flanders referidos a la interacción, iniciados a mediados de los cincuenta del pasado siglo. El autor propone dos nuevos estilos: el directo y el indirecto, centrados en el análisis de la interacción profesor –alumno y en la eficacia del docente. El estilo directo se corresponde con el autocrático o dominante, es un estilo centrado en el profesor que en este caso se caracteriza por el recurso a la autoridad, en cambio en el indirecto el profesor tiene una mentalidad abierta, establece empatía y tiene un contacto afectivo con el grupo.

Flanders opta por el estilo indirecto y lo recomienda  como más eficaz.

 

MODELO DE BENNET

Bennet comienza su actividad investigadora enfocada a determinar cuál de los dos estilos, tradicional o progresista, produce efectos cognitivos y afectivos más favorables y la conclusión a la que llega es que el debate entre enseñanza tradicional y progresista no tiene razón de ser siempre que se plantee de manera excluyente porque ninguna de las dos refleja por sí sola lo que sucede en la realidad educativa.

Explica que unos profesores y otros proceden de acuerdo con lo que él llama estilo mixto con mayor o menor grado de participación del estilo liberal o del estilo formal y de acuerdo con ello, distribuye los métodos de enseñanza a lo largo de un continuo de tipos o categorías, cuyos extremos coincidirían con el estilo liberal puro y con el estilo formal puro, que pueden describirse del modo siguiente:

- Se permite al alumno elegir su trabajo y sentarse donde quiera, no se recurre a exámenes ni deberes y se opta por una motivación intrínseca.

- El control sigue siendo bajo, se permite movimiento y la conversación, libre elección de asiento, pocos exámenes y pocas calificaciones.

- Sube el grado de control y se recurre más a exámenes.

- Se permite al alumno elegir su trabajo individual o de grupo, las calificaciones son más frecuentes.

- Se trabaja en grupo libremente elegido. Se recurre a exámenes más frecuentemente.

- Separación de asignaturas, se trabaja en grupo, el control es suave.

- Trabajo individual, control más estricto, se castigan las faltas

- El profesor organiza el trabajo de forma individual, la libertad de movimiento la conversación está limitada.

- El control es alto, no se permite el movimiento y la conversación y para hacerlo hay que pedir permiso al profesor.

- El profesor imparte la lección de forma magistral, organiza grupos y premiará o castigará por las notas.

- Se pone énfasis en la separación de materias y se impone el trabajo en clase y se castiga a los desobedientes.

- Se distribuye la materia de forma rígida por las lecciones en cada asignatura. Se opta por la motivación extrínseca y los refuerzos materiales.

 

Interacción profesor alumno

 

Se entiende la interacción educativa  en palabras de Coll y Solé como “la situación en la que el profesor y alumno actúan simultánea y recíprocamente en un contexto determinado, en torno a una tarea o un contenido de aprendizaje con el fin de lograr unos objetivos definidos”.

Durante varias décadas, el estudio de la interacción estuvo orientado por la preocupación y necesidad de identificar las claves de la eficacia docente, que se hacía depender exclusivamente del comportamiento del maestro y de los métodos utilizados. Pero la adopción de la perspectiva cognitivista supuso un vuelco radical en la manera de entender el proceso de enseñanza-aprendizaje; actualmente se interpreta más como una actividad armónica entre profesores, actividades, contexto y aprendices que como una correa de transmisión a través de un monologo desde alguien que sabe a personas que no saben.

El educador ya no es el protagonista, pero su intervención sigue siendo clave y no puede quedar relegada  a un segundo plano, puesto que maestro y alumno han de construir conjuntamente realizando cada uno su función propia.

Planteamiento de Vigotsky

 

Podemos decir que Vigotsky representa hoy en día el modelo más destacado desarrollo de la interacción en el campo de la enseñanza entendida como un proceso de construcción social entre el profesor, los alumnos y los contenidos de aprendizaje y llevada a cabo mediante el lenguaje cualquier sistema de comunicación que permita crear un contexto común de entendimiento y términos de referencia compartidos como base para que surja  una intención y el discurrir de forma conjunta hacia los mismos objetivos.

Para Vigotsky, los individuos no construyen en solitario, sino al lado de otras personas que han construido antes porque todos los procesos psicológicos superiores son producto del contexto social e histórico que nos toca vivir. De esta forma lo que hace el sujeto es reconstruir en su interior los significados construidos ya en el plano cultural mediante un proceso que Vigotsky define como internalización o interiorización: transformaciones de una interpretación social o interpersonal de los procesos cognitivos mediante el lenguaje o la comunicación con los demás en una interpretación intrapersonal o psicológica mediante el lenguaje interno.

El autor destaca también el concepto de mediador como el hecho central de su psicología. Los mediadores sociales son las personas de mayor experiencia u otros instrumentos, fundamentalmente el lenguaje, por ello será el papel del profesor como mediador quien propicie la conexión de los dos niveles del alumno: el nivel individual y el nivel social.

Relaciones interpersonales profesor–alumno (el proceso de andamiaje)

Según Vigotski la única forma eficaz de enseñar es la que va un poco por delante del desarrollo y lo dirige , ya que sin este adelanto la enseñanza no seria suficiente para las necesidades de los alumnos .

Este desarrollo lo situaríamos a nivel del desarrollo real y del desarrollo potencial, la finalidad seria llegar a un sistema de conocimientos compartidos en el que el alumno adquiere los conocimientos del maestro.

La construcción de esta nueva situación es tarea del alumno y del maestro como mediador a quien compete regular el proceso y establecer las estrategias que mas adelante servirán como andamiaje para el desarrollo progresivo del aprendizaje de los alumnos.

Para vigotski el aprendizaje se produce en un escenario de interacción social privilegiado que es la escuela, en la cual tiene lugar el proceso del andamiaje que antes hemos citado.

Este concepto del andamiaje fue introducido por Bruner  y nos sirve para explicar como ejerce la influencia activa del profesor en la zona del desarrollo próximo del alumno, con esta idea se quiere poner de manifestó la necesidad de apoyo que el educador presta al aprendiz y el carácter transitorio de los mismos , ya que estos apoyos se deben ir retirando  de forma progresiva a medida que el alumno va alcanzando cuotas de autonomía y de control  en el aprendizaje , así las relaciones interpersonales en ocasiones pueden servir para el desarrollo de uno mismo, como es el caso del profesor – alumno en la escuela .

Por otra parte, no debemos olvidar que el proceso del andamiaje requiere la variación constante, tanto cualitativa como cuantitativa, de las formas de ayuda que el profesor ofrece a los alumnos dependiendo de las necesidades que estos vayan teniendo.

La finalidad del proceso de andamiaje es aumentar los recursos cognitivos de quien recibe la ayuda y dirigirle hacia la consecución total del control total de la situación, este control en un principio esta en manos del profesor el cual lo ira pasando a manos del alumno de forma gradual.

Interacción, expectativas y rendimiento académico

 

Las relaciones interpersonales y la forma que tengamos de tratar a las personas que nos rodean puede ser determinante para su conducta futura e incluso condicionar los actos de las personas con las que nos relacionamos.

Como ejemplo de esto podemos citar el caso de un experimento realizado en un colegio, el experimento se basaba en aplicar a los alumnos de primaria de ese colegio una serie de  pruebas y simular haber identificado entre los alumnos un pequeño grupo de “desarrollo acelerado”; Esto lo dan a conocer los profesores que aceptan los resultados aunque no existan y se les dice que observaran una mejora en estos alumnos durante el curso.

Al final del año escolar los resultados confirman lo previsto, las notas habían mejorado y estos alumnos eran percibidos por sus profesores de forma más positiva, la conclusión que obtenemos de esto es que las expectativas del profesor aun no teniendo base real modifican positiva o negativamente  la conducta de los alumnos.

El concepto que tienen profesor y alumno entre si, es decir, la idea que tiene el uno del otro, es un elemento condicionante y determinante del proceso educativo, la opinión que los alumnos tienen de los profesores, lo que piensen de ellos tiene repercusión en su forma de enseñar, y viceversa, la idea  que los profesores tienen de los alumnos  condiciona el propio aprendizaje de estos.

El concepto de expectativa encuentra su sentido en el marco de la interacción educativa, podemos hablar de “profecía de autocumplimieto” para referirnos a cuando alguien profetiza algo acerca de la conducta de otra persona y consigue modificar su conducta para que se cumplan sus expectativas.

En el caso del educador y el educando las relaciones son muy intensas y frecuentes, de modo que desde el primer encuentro surge una  percepción y una manera de verse que después  se ira matizando por vías de aceptación o rechazo.

Tenemos que tener en cuenta que tanto las expectativas como las formas en que nos comunicamos no son intencionales , se transmiten generalmente en virtud del sistema de comunicación no verbal como la expresión facial, el tono de voz, el contacto ocular, el leguaje corporal  En la formación de expectativas juega un papel muy importante la información recibida así como el aspecto físico o la primera impresión que luego ira cediendo importancia a rasgos de mayor entidad como los cognitivos, los académicos, los afectivos, etc.

Otros elementos de menor interés a tener en cuenta son la clase social , y el estatus socioeconómico que en ocasiones favorecen o dificultan la interacción entre las diferentes personas; La conducta del estudiante también será un factor a tener en cuenta, así como el temperamento, pudiendo deducir con estos que los estudiantes que se muestran mas simpáticos y se adaptan fácilmente son valorados por encima de sus posibilidades reales; El origen étnico, sobre todo si es de otra cultura muy diferente, también es un factor que puede influir en las expectativas ya que los códigos de comunicación no son los mismos para todos y por ultimo tenemos que tener en cuenta los antecedentes familiares, relacionados con la clase social y el origen étnico. Todos estos patrones determinaran el trato profesor – alumno en ola escuela.

Los autores Good y Bronphy nos presentan un estudio con los comportamientos más habituales que describen la dinámica de la comunicación de expectativas, por ejemplo, el profesor procederá de la siguiente manera con los alumnos sobre lo que tienen bajas expectativas:

-          Esperara manos tiempo a que el alumno de ola respuesta

-          Dará la solución el mismo o preguntara a otro alumno antes de ofrecer claves de ayuda

-          Aceptara las respuestas inapropiadas mostrando así la ignorancia del alumno

-          Criticara frecuentemente los fracasos impidiendo de esta manera la iniciativa

-          Los éxitos serán mas ignorados y frecuentemente reforzados

-          No habrá retroalimentación positiva ante las respuestas correctas

-          Le prestara menor atención y apoyo

-          Le preguntara pocas veces

-          Le asignara un asiento mas alejado y evitara su proximidad física

-          Se  rebajan los niveles de exigencia y se les pedirá manos colaboración

-          Ante la duda se bajaran las puntuaciones

-          Se les responderá de forma breve y sin acompañar las respuestas de manifestaciones afectivas ni cariñosas

-          Le dará menos explicaciones y sus ideas las tendrá menos en cuenta

-          Le mostrara piedad y lastima ante el fracaso que atribuirá a la falta de capacidad

Por otra parte podemos ver el contraste que existe en el comportamiento del profesor con altas expectativas :

-          Esperara mas tiempo la respuesta adecuada

-          Replanteara la pregunta si es preciso dando indicios o pistas que le lleven a la solución adecuada

-          Reforzara mediante la alabanza las respuestas correctas

-          Minimizara los fracasos siendo menos critico y así incentivara la iniciativa del alumno

-          Resaltara los éxitos auque sean escasos

-          Animara con gestos y palabras los aciertos aportando seguridad

-          Atenderá a sus preguntas y frecuentemente les buscara con la mirada

-          Recurrirá a ellos confiando en que puedan resolver problemas que otros alumnos no han podido

-          No rehuye su  proximidad y frecuentemente habla con ellos

-          Supervisa sus actividades menos veces dando por supuestas que están bien hechas

-          Le dará mayor apoyo académico y manifestación de amistad

-          Se sentirá orgulloso de que se confirme sus expectativas positivas

-          Los percibe como mas parecidos a el por lo que tendera a sobre valorar su conducta

-          Mostrara enfado ante su fracaso por que cree que es falta de esfuerzo y no de capacidad .

En resumen, el trato que un maestro da a cada tipo de alumno y que espera de el dependerá de su nivel de aspiración, de su autoconcepto y de su motivación para el aprendizaje; Ante tratamientos educativos diferentes los alumnos también reaccionan de forma diferente en cuanto al esfuerzo, la participación, la constancia, la cooperación, la atención… De ahí la importancia  de que el profesor se vaya forjando unas expectativas coherentes y acorde con la realidad de cada alumno.

Interacción entre iguales

Hasta ahora hemos podido ver los cambios que se han ido produciendo en los sistemas educativos y su evolución desde una enseñanza mas tradicional a una enseñanza mas progresista; Estas evoluciones comienzan por tener en cuenta las relaciones profesor – alumno tomándose estas como la única fuente de aprendizaje, pero cada vez mas hoy en día se van tenido en cuenta las relaciones entre compañeros y la actividad del aprendizaje cooperativo como factor determinante del propio aprendizaje.

La interacción entre iguales se ha convertido en u7nno de los puntos básicos de la psicología instruccional y en el mecanismo social útil para la adquisición  y desarrollo de las habilidades sociales de la superación del egocentrismo, del control de la agresividad, de la adaptación a las normas establecidas, del rendimiento escolar, etc.

Se entiende por interacción entre iguales la seria de procesos que ocurren entre dos o mas sujetos de similares características evolutivas, cognitivas, sociales… dispuestos a aprender conjuntamente mediante el intercambio de información, conductas, sentimientos, habilidades motrices y sociales o cualquier otra actividad relacionada con el aprendizaje.

La relaciones familiares serán el soporte psicológico del proceso de socialización posterior y por eso resultaran decisivas p0ara la posterior vida del sujeto, la naturaleza de las relaciones familiares es la responsable de una mayor o menor competencia social en las relaciones futuras con los compañeros.

La etapa inicial tiene una influencia decisiva de la socialización posterior, primero en los años escolares y después en la vida adulta. Los niños muestran una gran sensibilidad en la intervención de sus iguales y buscan sobre todo ser aceptados, por eso el rechazo sistemático generara con toda seguridad aislamiento social con consecuencias muy graves para la estructuración de la personalidad del sujeto y su comunicación con los demás.

   Podemos ver algunos de los efectos positivos que el grupo ejerce sobre cada uno de sus componentes a nivel de interacción entre iguales:

-          El grupo aprende a cooperar , discutir objetivos , intercambiar ideas y negociar proyectos

-          La acción del grupo contribuye al autoconicimiento , a la construcción del autoconcepto y la propia identidad , a la mejora de  la autoestima y a la definición del rol social

-          La participación en el grupo facilita la experiencia emocional y social

-          E grupo tiene un efecto regulador de la conducta por que exige adecuarse a unas normas y criterios comunes y controlar los impulsos socialmente no aceptados

-          En el grupo se encuentra apoyo y autonomía emocional para la independencia del alumno

-          La participación en el grupo despierta el deseo de ser competente y eficaz y estimula el esfuerzo para conseguirlo mejorando así el rendimiento escolar.

-          La interacción con iguales contribuye a la construcción del conocimiento social , a la superación del egocentrismo , a aumentar la capacidad de comunicación y a la adquisición de habilidades sociales

-          La dinámica de grupo supone una continua evaluación por parte de los componentes y esto obliga a un mayor interés y esfuerzo en el trabajo

-          El grupo la probabilidad individual de éxito es mayor , pues el trabajo tiende a realizarse al nivel de los mas capaces

-          Cuando le realización de la tarea requiere distintos tipos de destrezas es posible que los miembros del grupo se complementen obteniendo así una mayor efectividad

-          En las interacciones entre iguales se desarrollan posibilidades de solución de problemas que los sujetos por si mismo individualmente no alcanzan

Aprendizaje cooperativo

El aprendizaje escolar esta muy condicionado por las características del grupo y la dinámica  de las relaciones que surgen en su seno, existen diferentes efectos interesantes que surgen de la cooperación con los compañeros y que suponen una influencia decisiva en el rendimiento académico, podemos destacar tres tipos de vínculos sociales en la situación educativa:

  1. Se da la relación de cooperación cuando los objetivos de uno dependen y están relacionados de tal manera con los objetivos de los demás que el individuo solo podrá alcanzarlos si los compañeros alcanzan también los suyos , cada uno debe procurar no solo conseguir sus fines sino que los demás también los consigan
  2. La relación de competición es aquella situación social en la que los objetivos no pueden ser compartidos , solo se pueden conseguir si los demás no los consiguen , en este caso la interacción con los otros no es interactiva sino de lucha y es individuo trabaja el solo por la consecución de su fin
  3. Otro tipo de situación es en la que no hay ningún tipo de relación social , pues los objetivos no son comunes y cada uno puede alcanzarlos con independencia de que los demás los alcancen también o no , no se da relación de cooperación y de competición

 

Es a partir de  los años setenta con autores como Sarna y Sharan, Slavin, Jonson y Jonson, Aranson, Webb, Melero y Fernández, Echeita, Ovejero…

Cuando se investiga sobre la aplicación del aprendizaje cooperativo en el aula resaltando el valor educativo de la relación entre alumnos; La practica del aprendizaje cooperativo se refiere a que un grupo de alumnos trabajan juntos en tareas académicas de forma cooperativa, para ello tiene que existir un grado de igualdad, aunque también puede estar basado en un grado de interdependencia positiva dentro del grupo.

Por todo esto podemos decir que el cambio de conocimientos de un  sujeto a otro es la consecuencia de la interacción entre sujetos en la acción educativa que requiere aunar esfuerzos, esto explica la existencia de una tarea y un conocimiento grupal, una responsabilidad individual, una igualdad de oportunidades para el éxito y la existencia de habilidades sociales para el grupo.

La eficacia del aprendizaje cooperativo podemos verla desde dos planos, uno referido al de la conducta social motivacional del alumno y otro es de naturaleza cognitiva y se refiere al rendimiento académico, el caso es que el aprendizaje cooperativo es muy favorable para  mejorar las relaciones sociales, contribuye al desarrollo de la responsabilidad personal, genera relaciones sociales, crea entusiasmo por las tareas escolares, y mayor autoestima.

Dos de los mayores representantes  de estas ideas son Vigotsky y Piaget y sus planteamientos de la”psicología social genética” y “el modelo de la psicología dialéctica”.

Para Piaget el desarrollo cognitivo supone una construcción personal en interacción con el medio material; Para Vigotsky el desarrollo del individuo no puede darse sin el medio social, que es el factor determinante. Podemos encontrar una gran diferencia en los modos de pensar de estos autores y la encontramos sobre todo en la forma de ver las relaciones de cooperación, para Piaget hay igualdad entre los interlocutores de la relación, y para Vigotsky siempre hay un compañero más capaz que otros.

Según Piaget  la inteligencia y el conocimiento son actividades intelectuales que resultan de la interacción del sujeto con el ambiente, el entorno físico y el mundo social juegan papeles de lo mas importantes en el desarrollo a través de la discusión entre iguales , a la hora de estudiar las relaciones adulto – niño , sobre todo en el caso de profesor- alumno , Piaget propone que la postura  del profesor no se de dominio – sumisión y así buscar también en este tipo de relaciones una igualdad en las posiciones para lograr un buen nivel de interacción y de negociación reciproca a través del entendimiento .

Piaget explica el desarrollo intelectual del niño y los esquemas cognitivos cuyo progreso asocia al progreso en la socialización del niño y a su cooperación con los demás en la medida que va superando el egocentrismo y se hace capaz de aceptar puntos de vista diferentes; En cuanto al tema de la interacción entre iguales el conflicto de la interacción social para los seguidores de Piaget, conocido como conflicto sociocognitivo  surge cuando el niño se relaciona con varios compañeros con puntos de vista diferentes, para esto es adecuado fomentar la diferencia de opinión entre compañeros en el aula para mejorar las habilidades cognitivas , las habilidades sociales, explicar opiniones, o incluso llegar a cambiar puntos de vista .

Para Vigotsky  el individuo es un ser social resultante de interacciones dadas a lo largo de su vida, parte muy importante de estas en la etapa escolar,  por lo que las relaciones profesor –alumno y alumno- alumno son condicionantes para la educación; Vigotsky creía que el modelo mas eficaz para la construcción del conocimiento era el que permitía al niño resolver conjuntamente las tareas con la mediación de una persona mas capaz que en ocasiones puede ser un compañero mas experto ya que también los niños pueden colaborar juntos en la búsqueda del conocimiento.

El objetivo de todo esto, según Vigotsky es que el niño personalice e internalice las estrategias practicadas en el grupo, las intervenciones del maestro y los alumnos se deben llevar a cabo con si se tratase de un dialogo común, el maestro deberá tratar que todos los alumnos actúen de forma rotativa haciendo participar a todos y consiguiendo que se retroalimenten a ellos mismo, y al final todos alcanzaran la competencia necesaria para actuar de forma autónoma y autorregulada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL ACOSO ESCOLAR

(Bullying)

El Bullying se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y repetidas, que ocurren sin motivación evidente, adoptadas por uno o más estudiantes contra otro u otros. El que ejerce el bullying lo hace para imponer su poder sobre el otro, a través de constantes amenazas, insultos, agresiones, vejaciones, etc., y así tenerlo bajo su completo dominio a lo largo de meses e incluso años. La víctima sufre calada en la mayoría de los casos. El maltrato intimidatorio le hará sentir dolor, angustia, miedo, a tal punto que, en algunos casos, puede llevarle a consecuencias devastadoras como el suicidio.

Objetivos del acoso escolar

 

El objetivo de la práctica del acoso escolar es «intimidar, apocar, reducir, someter, amilanar, aplanar, amedrentar y consumir, emocional e intelectualmente a la víctima», con vistas a obtener algún resultado favorable para quienes acosan o satisfacer una necesidad imperiosa de dominar, someter, agredir, y destruir a los demás que pueden presentar los acosadores como un patrón predominante de relación social con los demás.

En ocasiones, el niño que desarrolla conductas de hostigamiento hacia otros busca, mediante «ensayo-error», obtener el reconocimiento y la atención de los que carece llegando a aprender un modelo de relación basado en la exclusión y el menosprecio de otros.

Con mucha frecuencia el niño o niña que acosa a otro compañero suele estar rodeado muy rápidamente de una banda o grupo de acosadores que se suman de manera unánime y gregaria al comportamiento de hostigamiento contra la víctima.

Existen diferentes tipos de acosadores en relación a sus conductas:

  • El acosador miedoso, que no soporta la competencia. Se siente limitado ante los demás.
  • El acosador irascible, que cambia de humor continuamente. Intimida a los demás y hace lo contrario de lo que se le dice.
  • El acosador frustrado, quien al no alcanzar sus objetivos, interactúa con los demás de una manera exigente y caprichosa.
  • El acosador criticón y pedante, que siempre tiene algo que criticar u opinar, sobre cualquier tema.

 

Distintos tipos de acoso escolar:

Los investigadores españoles Iñaki Piñuel y Araceli Oñate describen hasta 8 modalidades de acoso escolar con la siguiente incidencia entre las víctimas:

Bloqueo social (29,3%)

 

Agrupa las acciones de acoso escolar que buscan bloquear socialmente a la víctima. Todas ellas buscan el aislamiento social y su marginación impuesta por estas conductas de bloqueo. Así, las prohibiciones de jugar en un grupo, de hablar o comunicar con otros, o de que nadie hable o se relacione con él, son indicadores que apuntan un intento por parte de otros de quebrar la red social de apoyos del niño. Se incluye dentro de este grupo de acciones el meterse con la víctima para hacerle llorar. Esta conducta busca presentar al niño socialmente, entre el grupo de iguales, como alguien flojo, indigno, débil, indefenso, estúpido, llorica, etc. El hacer llorar al niño desencadena socialmente en su entorno un fenómeno de estigmatización secundaria conocido como mecanismo de chivo expiatorio. De todas las modalidades de acoso escolar es la más difícil de combatir en la medida que es una actuación muy frecuentemente invisible y que no deja huella. El propio niño no identifica más que el hecho de que nadie le habla o de que nadie quiere estar con él o de que los demás le excluyen sistemáticamente de los juegos.

 

Hostigamiento (20,9%)

 

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que consisten en acciones de hostigamiento y acoso psicológico que manifiestan desprecio, y falta de respeto y de consideración por la dignidad del niño. El desprecio, el odio, la ridiculización, la burla, el menosprecio, los motes, la crueldad, la manifestación gestual del desprecio, la imitación burlesca son los indicadores de esta escala.

 

Manipulación social (19,9%)

 

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que pretenden distorsionar la imagen social del niño y “envenenar” a otros contra él. Con ellas se trata de presentar una imagen negativa, distorsionada y cargada negativamente de la víctima. Se cargan las tintas contra todo cuanto hace o dice la víctima, o contra todo lo que no ha dicho ni ha hecho. No importa lo que haga, todo es utilizado y sirve para inducir el rechazo de otros. A causa de esta manipulación de la imagen social de la víctima acosada, muchos otros niños se suman al grupo de acoso de manera involuntaria, percibiendo que el acosado merece el acoso que recibe, incurriendo en un mecanismo denominado “error básico de atribución”.

 

Coacción (17,4%)

 

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que pretenden que la víctima realice acciones contra su voluntad. Mediante estas conductas quienes acosan al niño pretenden ejercer un dominio y un sometimiento total de su voluntad. El que la víctima haga esas cosas contra su voluntad proporciona a los que fuerzan o tuercen esa voluntad diferentes beneficios, pero sobre todo poder social. Los que acosan son percibidos como poderosos, sobre todo, por los demás que presencian el doblegamiento de la víctima. Con frecuencia las coacciones implican que el niño sea víctima de vejaciones, abusos o conductas sexuales no deseadas que debe silenciar por miedo a las represalias sobre sí o sobre sus hermanos. La puntuación en este factor debe encender la alerta del evaluador respecto a la posible existencia de estas conductas, que además suelen ser vivenciadas de un modo culposo por el niño.

 

Exclusión social (16,0%)

 

Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan excluir de la participación al niño acosado. El “tu no”, es el centro de estas conductas con las que el grupo que acosa segrega socialmente al niño. Al ningunearlo, tratarlo como si no existiera, aislarlo, impedir su expresión, impedir su participación en juegos, se produce el vacío social en su entorno.

 

Intimidación (14,2%)

 

Agrupa aquellas conductas de acoso escolar que persiguen amilanar, amedrentar, apocar o consumir emocionalmente al niño mediante una acción intimidatoria. Con ellas quienes acosan buscan inducir el miedo en el niño. Sus indicadores son acciones de intimidación, amenaza, hostigamiento físico intimidatorio, acoso a la salida.

Amenaza a la integridad (13,0%)

 

Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan amilanar mediante las amenazas contra la integridad física del niño o de su familia o mediante la extorsión.

 

Agresión (9,1%)

 

Agrupa conductas directas de agresión ya sea física o psicológica. Las agresiones físicas, la violencia, robo o deterioro a propósito de sus pertenencias, los gritos, los insultos, el reírse de él, son los indicadores de modalidad que orienta la actuación más urgente a la hora de proteger físicamente al niño que está siendo objeto de ellas. En relación a las modalidades de acoso y violencia escolar se observa que en todas ellas la media de los niños supera a la de las niñas excepto en la dimensión Bloqueo Social.

Casos concretos de bullying (Jokin Zeberio)

En España se estima que un 1,6% de los niños y jóvenes estudiantes sufren por este fenómeno de manera constante y que un 5,7% lo vive esporádicamente. Los datos varían en función de la fuente de la que procedan y del enfoque manejado a la hora de estudiar el fenómeno.

 

“Libre, libre. Mis ojos seguirán aunque paren mis pies

Estas fueron algunas de las últimas palabras que dejó escritas Jokin Zeberio, de 14 años, antes de suicidarse, tirándose al vacío con su bicicleta, desde lo alto de la muralla de Hondarribia, España, en septiembre de 2004. Jokin venía sufriendo el acoso de sus colegas desde hacía años. Las continuas amenazas, humillaciones, insultos, golpes, palizas, lo hicieron sufrir y lo llevaron a la muerte. El hecho hizo sonar la alarma social, política y educativa, y ha generado múltiples debates. Pero no frenaron el fenómeno. Los casos de bullying afloran y cada día nos percatamos que no son recientes ni raros.

CONCLUSIONES

 

Las relaciones interpersonales son un mecanismo muy complejo de comunicación con las personas que nos rodean , además , estas relaciones  están influidas por distintos factores como la opinión previa que nos formamos de las personas.

Las relaciones interpersonales , como hemos visto nos pueden servir para crearnos expectativas positivas o negativas de las personas por lo que es  de gran importancia reconocer su valor como condicionadotes de nuestro propio comportamiento .

Además estas relaciones a edades tempranas nos sirven para ir formando nuestra personalidad y  son la base de las futuras relaciones que se irán sucediendo a lo largo de nuestra vida , sin embargo las relaciones interpersonales a veces también pueden  traernos problemas como es por ejemplo el caso del acoso escolar , en el que las relaciones se convierten en un impedimento para el desarrollo personal y no son beneficiosas para las personas ya que en vez de ser una relación de intercambio de opiniones y vivencias se convierte en una relación de sometimiento y agresiones hacia los demás que a ojos del agresor son inferiores.

En resumen las relaciones interpersonales  por norma general son muy beneficiosas para todo el mundo ya que favorecen la comunicación y el desarrollo personal del individuo , exceptuando los casos de acoso en los que la relación interpersonal se convierte en perjudicial para las personas .

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: