Aprender palabras nuevas

APRENDER PALABRAS NUEVAS

 

 

  Las  actividades que se proponen para este objetivo tienen dos estructuras progresivas:

-          Longitudinal: modifica las actividades en función de la edad.

-          Transversal: determina las actividades a lo largo del curso independientemente de la edad.

  • ESTRUCTURA LONGITUDINAL:

 

Esta estructura deriva de la evolución cronológica que se aplicará en la estructura transversal.

-          A los 2 años, la denominación es concreta y ligada a la acción y al conocimiento motor más que a la observación. Se dedica mas tiempo la comprensión que a la expresión ya que esta última es mas reducida y la profesora debe adaptarse.

-          A los 3 años, hay un gran desarrollo cuantitativo del léxico, el trabajo de denominación debe ser más intenso. La actividad está muy ligada a la manipulación ya que saca provecho del material iconográfico, poco a poco las palabras se van separando de los materiales y se emplea contextos distintos, empieza a utilizar palabras mas generales y abstractas (las frutas, los muebles…)

-          A los 4 y 5 años, es la etapa del “cómo” y del “por qué”. La introducción de nuevas palabras pasa por descripción verbal de lo que se observa o lo que se hace y esa introducción se origina a partir de un razonamiento, es decir, un tratamiento de la información sensorial con la información almacenada en la memoria, el proceso más útil para estimular esto es hacer preguntas, por ejemplo, cuando no utilice una palabra correcta haremos preguntas para que pueda descubrir la palabra por el mismo antes de darle la respuesta.

  • ESTRUCTURA TRANSVERSAL:

 

Esta estructura va de lo más particular o individual a lo más general o social. Dentro de esta estructura nos encontramos que el niño pasa por una evolución léxica, en ésta el método de aprendizaje más adecuado es el activo, en el que el niño participa ya que el método tradicional de clase magistral no ayuda a que el niño elabore fórmulas verbales.

El niño elabora su léxico a partir de su propia persona (cuerpo, sensaciones, conductas…), su ambiente cercano (familia, casa, colegio, amigos,…), su ambiente general (los lugares, los tiempos, las relaciones sociales…)

Una vez conocidos estos criterios debemos tener en cuenta algunas directrices didácticas:

-          La maestra debe encargarse de elegir temas de interés.

-          La situación de la clase debe de ser de observación y manipulación libre del material, para que el niño se exprese libremente, se debe crear necesidad de léxico.

-          Una vez realizada la observación se debe hacer una manipulación dirigida del material para trabajar la comprensión.

-          Se debe manipular el léxico creando situaciones para estimular la comunicación de los niños.

-          Se deben hacer actividades de repaso para evaluar los aprendizajes. Por ejemplo si utilizamos el tema de “nuestro cuerpo” habría que llevar a cabo una progresión:

-          Recoger información sobre el tema con los niño (como por ejemplo: actividades al aire libre) con esto la maestra puede nombrar partes del cuerpo para saber si los niños las identifican.

-          Actividades  manipulativas para la comprensión: los niños deben pintar la parte del cuerpo que indique la profesora en un dibujo o recortables.

-          Actividades para la expresión: se puede jugar a que los niños hagan de estatuas de esculturas para modelar posturas colocando las partes del cuerpo. Los escultores tendrán que hacer que las estatuas tomen una postura sin tocarles por lo que tendrán que hacerlo con la expresión oral. Se pueden realizar todo tipo de actividades para mejorar la expresión y que los niños tengan que explicar las posiciones de los compañeros.

-          Actividades de imitación: se pueden utilizar bailes, cambios de roles…

-          Juegos clásicos para repasar: para repasar el vocabulario, la manipulación, la observación… Un ejemplo de esta actividad es el juego del buzón en el que se van metiendo los nombres de partes del cuerpo o los materiales empleados en un buzón, luego la profesora los irá sacando y los niños tendrán que acordarse de que metió en el buzón.

-          Otro juego es el del Kim: en este juego la maestra enseña el material que se ha utilizado y lo nombra, luego lo esconderá o tapará con una tela y los niños tendrán que recordarlo, son ejercicios para la memoria y el repaso.

-          Para  que el aprendizaje sea más activo se pueden usar técnicas como la oposición. Por ejemplo si queremos que describan una lámina empleando la consigna “dime lo que ves en este dibujo! Obtendremos respuestas pertinentes y no pertinentes pero siempre  es adecuado dejar que el niño se exprese libremente sin cortar sus respuestas aunque no tengan relación. Para emplear la oposición podemos presentarle dos láminas y que nos diga las diferencias utilizando la consigna: “¿Qué  diferencias hay entre un dibujo y el otro?” con esto los niños tendrán que buscar diferencias que tendrán que ser la base de un concepto.

Para Wallon el elemento fundamental del pensamiento es la estructura binaria, el par son elementos anteriores al elemento aislado. En cualquier caso el papel de la profesora debe ser de interlocutor y proporcionar un feed-back haciendo preguntas para provocar y favorecer la expresión del niño, lo que se trata es de que sea el niño el que descubra el elemento diferencial.

Existen otros ejemplos de actividades de oposición, usando palabras diferentes:

Verano-invierno

Frío-calor

Salón-cocina…

También se podría realizar utilizando láminas con dibujos en las que hay uno que no pertenece a la misma categoría léxica y el niño debe encontrarla y decir por qué es distinta.

  En resumen, lo que debemos tratar como profesores es que el niño siga el esquema natural de:

-          Hacer observar.

-          Hacer razonar.

-          Hacer expresar.

-          Proporcionar el feed-back.

Esto proporcionará al niño la motivación necesaria para conseguir los contenidos lexicales, siempre tenemos que recordar volver a tratar los temas trabajados para reforzarlos y tener preparado y previsto el material que se va a utilizar y las consignas que les vamos a dar a los niños para que sean ellos los que nos pidan un nuevo vocabulario.

 

  • ¿Qué aprenden los niños?

 

  1. 1.      Términos Familiares:

Las primeras palabras las cuales aprenderá un niño son los términos familiares, de estas las tres primeras serán: papá, mamá y el nombre del niño. El resto, hasta quince deben ser los términos más familiares y placenteros que le rodean; nombres de los miembros inmediatos de la familia, parientes, animales domésticos, alimentos favoritos, objetos y actividades preferidas.

No se puede incluir una lista exacta porque son muy personales.

 Un buen método para enseñarlas será el uso de  tarjetas blancas de 15 cm de altura por 50 cm de longitud. La letra debe ser muy clara, de 12 a 14 cm por 10 cm y con 1,2 cm entre ellas; y en color rojo y minúsculas. Utilizaremos siempre rotuladores gruesos.

  1. 2.      Palabras Básicas del cuerpo:

Después pasaremos a enseñarle las palabras básicas del cuerpo 

Las 20 palabras básicas del cuerpo serán:

mano nariz pierna pulgar codo
rodilla pelo ojo dientes dedo
pie labios oreja diente lengua
cabeza ceja brazo boca hombro

 

Debemos añadir dos series más de 5 palabras, también del vocabulario del cuerpo, así iremos añadiendo nuevas palabras y quitando las antiguas.

Eliminaremos una palabra de cada serie que hayamos enseñado durante 5 días y la reemplazaremos por una nueva, las antiguas las guardaremos para repasarlas.

Para esto necesitaremos tarjetas blancas de 12 cm de altura y tan largas como sea necesario. Las letras serán de 10 cm de altura, en color rojo y escritas en  minúsculas.

  1. 3.      Palabras básicas del mundo inmediato del niño:

Consiste en aprender el vocabulario doméstico: objetos, posesiones, acciones y nombres propios que siempre escribiremos con mayúscula al principio.

  • Objetos: silla, ventana, baño, televisión, mesa, cocina, pared, puerta, nevera……
  • Posesiones: plato, vaso, zapatos, vestido, cuchara, pelota, pijama……….
  • Acciones: sentarse, comer, reír, subir, andar, saltar, leer………….

La lista sería interminable, así cada uno la adaptaré dependiendo de la capacidad del niño.

Necesitaremos tarjetas blancas de 7 cm de altura y las letras las haremos de 5 cm de altura, también en rojo y minúsculas.

  1. Vocabulario de estructura de la frase:

 Son las palabras que necesitamos para construir una frase; artículos, adverbios, preposiciones…

el, la, que, como, aquí, dónde, cuando, porque, por, siempre, nunca, sólo…….

Las tarjetas serán de 7 cm de altura y las letras de 5 cm. Ahora el color será el negro y las letras siguen siendo minúsculas.

  1. Vocabulario de frases estructuradas:

 Para enseñarlo utilizaremos fotos y dibujos además del texto. Necesitaremos tarjetas de frase, tan grandes como sea necesario y tarjetas para palabras sueltas, que uniremos con anillas para formar lo que será su primer libro.

Las letras serán negras y minúsculas y de 2,5 cm de altura.

Le encantará ser el protagonista de la historia:

Me llamo. ……., tengo….años, mi gato se llama. ……..Me gusta comer. ……y jugar a. ……..

 

  1. El alfabeto:

 Para enseñar el alfabeto utilizaremos cartulinas cuadradas de 10 cm de lado y letras negras de 7,5 cm de altura. Por la parte de atrás le pegaremos un trocito de velcro para poderlas adherir a un tablero de fieltro. Tanto en mayúsculas como en minúsculas.

Al niño le encantará poder escribir sus propias palabras, si es muy pequeño, habrá de ser con el tablero, y posteriormente con máquina de escribir o con el ordenador.

  1. Comprensión de Vocabulario:

Estrategias para aumentar el vocabulario deben ser enseñadas a los niños que ya sean lectores fluidos.

Estas estrategias pueden ser:

  • Enseñárselas mediante la lectura.
  • Utilizando el diccionario.
  • Utilizando el ordenador, así como otros sistemas tecnológico, en cuyos programas se presentan las definiciones de las palabras

 

 

“Aprender palabras nuevas” y “la tecnología”:

 

Un estudio realizado por la Universidad de Wake Forest llevado a cabo por Marina Krcmar, demostró que programas como los Teletubbies, cuya máxima audiencia son los niños más pequeños  sirven únicamente para entretenerlos y no como se pensaba para enseñar habilidades iniciales del lenguaje.

Para argumentar esto, Krcmar evaluó la habilidad de niños entre los 15 y los 24 meses de edad de aprender nuevas palabras cuando éstas eran presentadas como parte de un programa de los Teletubbies. Y después evalúo la capacidad de los mismos niños para aprender las palabras nuevas  dichas por un adulto.

El resultado fue que los niños menores de 22 meses no identificaron con precisión un objeto cuando se les enseñaba la nueva palabra a través del programa de televisión, pero fueron completamente capaces de relacionar la nueva palabra con el objeto si esta palabra les era presentada por un adulto ubicado frente a ellos. “Durante las etapas tempranas de adquisición del lenguaje, y para niños que aún tienen un vocabulario menor de 50 palabras, tiene mejores resultados aprender de un adulto que les hable, que de programas de televisión”

Dichos resultados tienen importantes implicaciones para la adquisición del lenguaje. Indican que la exposición al lenguaje a través de la televisión es insuficiente para enseñarlo a niños muy pequeños. Para aprender nuevas palabras, los niños deben estar activamente involucrados en el proceso con adultos que les dediquen su atención a tal fin.

“Durante años, hemos sabido que los niños de tres años o más pueden aprender de programas como “Barrio Sésamo”, pero parece que la programación televisiva para niños y niñas menores de dos años no les ayuda a formar su vocabulario”, matiza Krcmar.

Por dichos resultados se recomienda evitar la televisión para niños menores de dos años de edad.

 Como parte del estudio, Krcmar también encontró que los niños prestaban la misma atención a un adulto hablando en la pequeña pantalla que a los Teletubbies actuando en ésta. En cambio, los niños identificaron las palabras objetivo con más éxito en respuesta a un video de un adulto hablando que a uno de los Teletubbies.

“La idea de que la televisión puede ayudar a enseñar sus primeras palabras a los niños más pequeños es el sueño de muchos padres, pero no está respaldado por esta investigación”.

        Actividades para aprender palabras nuevas:

 

 

Estructura transversal. Ejemplo de progresión sobre el cuerpo humano

1-     Actividad para recoger información sobre el nivel de vocabulario de los niños sobre el tema :

Con los niños en clase se les pide que van por el bosque y se encuentran un lago, como hace calor se lavan en el lago, la maestra ira diciendo partes del cuerpo para que los niños se las laven, así la maestra reconocerá globalmente que palabras conocen los niños, después cada niño ira diciendo que parte  se deben lavar.

2-     Actividad manipulativa para trabajar la comprensión:

Se pide a los niños que dibujen las partes del cuerpo, estas se recortaran para montar un muñeco articulado.

3-     Actividad para trabajar la expresión (Las estatuas) :

Siguiendo con la idea del lago se cuenta a los niños que en el lago hay barro y se divide a los niños en escultores y barro, los escultores modelaran la figura del compañero que hace de barro después se cambian los roles y se explica a los niños  que se trata de un barro mágico  que oye y entiende y así los escultores tendrán que decir al barro como tiene que colocarse.

Otro modo puede ser que la maestra u otro niño pongan una postura y el resto de escultores tienen que dar las indicaciones para que todas las figuras sean iguales al modelo consiguiendo que los niños nombren y reconozcan las partes del cuerpo.

4-     Actividad de imitación:

Para fijar en la memoria términos útiles 

5-     Juegos clásicos de repasar:

-          Juego del buzón: En un buzón de papel la maestra va introduciendo dibujos u objetos recordando sus nombres y características, una vez introducidas todas las cosas preguntara a los niños para ver si se acuerdan de que han metido dentro.

-          Juego del Kim: La maestra elige material utilizado anteriormente, se lo enseña a los niños diciéndoles el nombre de los objetos, lo tapa con algo de manera que no se pueda ver  y se retira un objeto, después se vuelven a mostrar todos los materiales y los niños tienen que recordar que objeto falta .

Actividades de oposición

1-     Se presenta a los niños una lámina que presente un dibujo del campo por ejemplo y se les pide que nos digan que ven.

2-     Presentación para observar las diferencias entre:

Verano — Invierno

Coche — Tren

Salón — Cocina

Circo — Cine

Estación — Puerto

Mano — Pie

3-     Se les enseña laminas con dibujos en las que hay uno diferente y el resto perteneciente a la misma familia, se les pide a los niños que identifiquen el dibujo que no se relaciona con los demás  y  se les pregunta por qué.

El juego del Tabú:

Primero dividiremos la clase en dos grupos y después de explicar cómo se juega y cuáles son las reglas fundamentales, irá saliendo un alumno, primero de un grupo y luego del otro a la pizarra.

Después, cogerá una de las tarjetas que la profesora le mostrará y tendrá que explicar a su grupo lo que ve, sin utilizar la palabra que viene escrita debajo del dibujo y que es el nombre de la acción que representa.

El objetivo es que el grupo adivine la palabra de la tarjeta a la que se refiere su compañero y con cada acierto se irán sumando puntos y al final ganará el equipo que más puntos consiga.

Con esta actividad iremos practicando tanto el vocabulario y la fluidez verbal de cada niño como el aprendizaje de palabras nuevas ya que cada palabra nueva que salga y que no conozcamos la iremos apuntado en la pizarra.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: